La década ganada y la década…

Compartir:

Revista Tesis 11 (nº 114)

(elecciones 2015)

Edgardo Rozycki*

Un análisis a vuelo de pájaro sobre lo que efectivamente nos depararon de positivo estos tres últimos gobiernos y cuantas cosas “perdimos de ganar” en este importante período de la historia de nuestro País.

Debería decir docenio, pero no es una palabra instalada en la cotidianeidad política, por lo tanto me tomaré la licencia, entre otras quizá, de referirme a una década de doce años.

En realidad a dos décadas, de doce años, a la tan promocionada, con toda razón, década ganada y a la otra que no me atrevo a nominar por ahora.

Sobre la primera, por muy conocida, no abundaremos, sólo una enumeración de las cosas más notorias.

Las re estatizaciones ocupan un lugar predominante en este período: CORREO ARGENTINO, ESPACIO RADIOELECTRICO, AYSA, ASTILLEROS TANDANOR, AEROLINEAS Y AUSTRAL, AFJP, FABRICA MILITAR DE AVIONES, YPF…

La restructuración de la deuda, el NO AL ALCA, el pago y la tarjeta roja al FMI, fueron hitos en la defensa de la Soberanía Nacional.

El impulso al Mercosur y la creación de Unasur.

La no represión de la protesta social.

También una serie de políticas sociales tan diversas como la AUH, y luego por embarazo, el 6% del PBI para educación, Futbol para Todos, una batería importante de vacunas gratuitas, educación sexual y distribución gratuita de anticonceptivos, creación de Universidades fuera de los centros acostumbrados, matrimonio igualitario…

Y un párrafo especial para la política de DDHH: anulación de Obediencia Debida y Punto Final, recuperación de la ESMA, la bajada de los cuadros de los genocidas, el juicio y las condenas por delitos de lesa humanidad, y tantas otras.

Por todo esto y tantas cosas que traté de ahorrar y algunas que se me habrán pasado de largo, proclamo, sin ser kirshnerista, mi apoyo al mejor gobierno que he conocido en mis laaaargos años.Esto me libera de aclaraciones posteriores.

LA DECADA…

Néstor Kirchner nunca intentó amalgamar a esa masa tan variada políticamente que componían los movimientos sociales mal llamados piqueteros, mote que utilizaron los medios de comunicación hegemónicos para vaciarlos de contenidos. No vio, o decidió que no era prioridad, que de allí podía surgir una fuerza popular organizada que defendiera y empujara las políticas progresistas que impulsaba el gobierno y luchara por más.

Sí tenía buena relación con varios intendentes progresistas: Ibarra, Binner, Juez, Sabatella formaban parte de la llamada transversalidad. Digo esto sin juzgar las actitudes que tomaron posteriormente algunos de ellos, que llegaron a traicionar sus propios principios en su afán de ser “la oposición”.

Si Néstor hubiera podido organizar ese movimiento popular y reunir a la “centro-izquierda” política, incluidos radicales, socialistas comunistas, independientes etc., tendríamos un Movimiento Político-Social capaz de sostener e impulsar las acciones de este gobierno cerrándole el paso a la derecha, que ahora se recicla con la consigna del cambio.

DIGRESIÓN: Si bien es importante la presencia de Unidos y Organizados, no tiene las características necesarias para parecerse a un Movimiento Político-Social.

Es un movimiento amplio con decenas de organizaciones, pero son dirigidos por La Cámpora, con el verticalismo que caracteriza al peronismo. No existe una mesa coordinadora donde puedan discutirse políticas, lo que resultaría fructífero ya que hay muchas organizaciones con trabajo territorial desde hace muchos años- Miles ( Delía ), Mov. Evita (Pérsico ), Kolina (A. Kirshner ) M. Fierro ( Q. Aragón ) y tantas otras-, en cambio La Cámpora es una organización de jóvenes pequeños burgueses- cosa que no los desacredita- y con poco trabajo en el territorio.

Si bien hay sectores en U y O que  no son de extracción peronista, como PC Congreso Extraordinario, P. Solidario, Nuevo Encuentro, Forja, etc, todos apoyan al gobierno de manera irrestricta.

Para construir el MPS hace falta incorporar a sectores importantes del campo popular que hoy están fuera de esta formación. En parte por los errores del kirshnerismo, como planteamos, en gran parte por la decisión que tomaron sus dirigentes ante estos errores. Prefirieron unirse, incluso abandonando sus principios, con la derecha más retrógrada antes que tomar un papel en la oposición constructiva, aliándose a sectores populares para construir una opción.

HAGAMOS HISTORIA

En el 2005 hubo elecciones en la Prov. de Bs.As., como candidatas a Senadoras competían Cristina Fernández y la candidata del peronismo de derecha y adalid del caudillismo corrupto bonaerense, los denominados “Barones del Conurbano”: Hilda “Chiche” Duhalde.

Cristina ganó por demolición: 40.66% contra 18.15%.

En esos momentos la imagen positiva de Néstor Kirchner era de más del 65%.

Había logrado construir esa importante entidad política a partir del magro 22% de los votos del 2003 y la defección intencionada de Menem que se bajó para restarle legitimidad al triunfo.

Ese fue el momento clave. En vez de construir un entramado popular,  con los movimientos sociales, con los diferentes partidos progresistas o fracciones de ellos y sindicatos para impulsar las políticas indispensables para derrotar a los poderes fácticos, se volcó a asociarse-para dirigirla- con esa asociación ilícita que era el P.J., abriéndole las puertas a una caterva de “políticos” entre los que se incluían el fascista Mario Amadeo y el mentor de la masacre del puente Pueyrredón, Alfredo Atanasoff, con quien se abrazó.

Todos ellos lo abandonaron, muchos posicionándose en contra de la 125 y otros antes o después.

Porque lo hizo?

Esto no se resuelve a lo Agatha Christie. Algunos compañeros dicen que fue para evitar que Eduardo Duhalde le dispute el P.J. de la Prov. de Bs.As., (¡cómo? Si había perdido 40 a 18).

Pero pienso: ¿no habrá jugado ese miedo del político, que, aunque progresista y decidido a implementar medidas largamente reclamadas por el Pueblo, le teme a la organización de las masas?

Y me vienen a la memoria la Plaza de Mayo del 55 cuando una multitud le pedía armas a Perón, y él prefirió la fuga antes que armar a su Pueblo.

Y la misma Plaza cuando la Semana Santa de Alfonsín, donde una multitudinaria y polifacética manifestación le llevó su apoyo, sin embargo él lo desechó y se fue a capitular con los Carapintadas.

No creo que la historia lo pueda dilucidar.

Sí podemos analizar:

QUE SE PERDIO EN LA DECADA GANADA

*No se cumplió la promesa de la libertad sindical, por la oposición de la CGT,ni la apertura a cargos electivos para Mov. Sociales, ni la opción de colectoras en las elecciones a Gob.de Bs. As., por imposición del P.J.

* Jaime y De Vido operaron en Córdoba contra Luis Juez para la muy dudosa victoria de Schiaretti, todas esas decisiones hicieron que se perdieran aliados valiosos y se sumaran tránsfugas que luego, como su nombre lo indica, migraron hacia la oposición absoluta.

Esto se tradujo en situaciones tragicómicas como la de Moyano con Barrionuevo y Michelli (de la CTA?) juntos encabezando paros contra el gobierno, ayudados por los piquetes de algunas organizacionestrotskistas. Y a Barrios de Pié encolumnado con el PRO en Salta y en Mendoza. ¡ y Luis Juez aliado con su archienemigo, el radical cordobés  “Milico”Aguad.

*No se derogó la Ley de entidades financieras, engendro de Martínez de Hoz y la dictadura genocida.

*No se implementó la reforma fiscal y el impuesto progresivo a las ganancias.

*Cristina desechó públicamente enviar al Parlamento una Ley que garantice la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas.

*No se tocaron los contratos con las compañías mineras.

*No se gravaron las transacciones del capital financiero.

*No se pudo avanzar mucho en la democratización de la Justicia.

*Las empresas transnacionales siguen estando en el orden del 70%, por lo que el Neoliberalismo pastorea alegremente en nuestra Patria.

*No se evitó a tiempo la fuga de capitales y hubo que recurrir a la restricción de la venta de dólares, por lo que gran parte de la clase media se ubicó en la oposición y eran los que nutrían las manifestaciones “espontáneamente” organizadas por los medios hegemónicos.

*Seguimos sometidos al CIADI (Brasil y Venezuela denunciaron los compromisos asumidos por gobiernos cipayos y lo abandonaron).

Habrá muchas cosas que se me escapan, pero lo más importante que se me ocurre pensar es: si con los doce años, y la aceptación popular que detentó este gobierno no se tomaron estas medidas clave, cuando se harán?

Con el próximo seguro que no, aunque gane Scioli-Zanini a quienes voy a votar, por supuesto.

Habrá que esperar al 2019?

¡Que tarea nos queda por delante compañeros¡

*Edgardo Rozycki, médico, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Deja un comentario