Golpe de Estado en Bolivia: La derecha, el ejército y la policía, con apoyo de EE.UU. han consumado la ruptura del orden constitucional

Compartir:

DECLARACION DE TESIS 11

Asistimos estupefactos e indignados a la consumación de un golpe de estado contra Evo Morales y su gobierno en la Republica Plurinacional de Bolivia.

Una vez más, en América Latina, los sectores de la oligarquía agraria y minera, financiera y comercial, con el apoyo sedicioso de las fuerzas armadas y la policía y en alianza con EE.UU. han derribado un gobierno constitucional, elegido democráticamente por su pueblo, esencialmente no por sus errores, sino por sus conquistas a favor del pueblo y porque vienen por el petróleo, el gas y los minerales bolivianos.

Casi 15 años de gobierno popular y democrático, antiimperialista y nacional  han cambiado las condiciones de vida del pueblo boliviano, elevando su nivel de vida, respetando los derechos de los pueblos originarios y garantizando una política exterior independiente y soberana para Bolivia. Esto fue considerado inadmisible para los sectores del privilegio “blanco”, que incluyen sectores racistas, y los intereses propios y trasnacionales que representan.

Alertamos  sobre el peligro de la integridad física de Evo Morales, García Linera y otros miembros principales del Gobierno Constitucional de Bolivia.

La sombra de la Argentina de Videla y del Chile de Pinochet, se cierne sobre nuestros hermanos bolivianos.

Mientras­­­­en Ecuador y Chile los pueblos luchan en sus calles para reivindicar sus derechos, la derecha latinoamericana ejecuta en Bolivia el primer paso hacia el desmoronamiento de todo lo conseguido durante el gobierno de Evo Morales.

Cae así el velo que encubre los falsos e hipócritas pedidos de institucionalización en Venezuela. Dramáticamente el golpe contra Evo Morales y su destitución forzada, muestra a las claras cuál es el plan del imperialismo norteamericano y sus esbirros locales en Venezuela, cuando reclaman nuevo llamado a elecciones.

El golpe de estado en Bolivia, representa también un fuerte ejemplo para América Latina acerca de la imprescindible necesidad de unidad de las fuerzas democráticas, nacionales y populares para la ejecución de políticas a favor de los intereses más generales del pueblo y para derrotar al neoliberalismo y sus políticas reaccionarias y antipopulares.

Tesis 11, publicación progresista, plural, de carácter nacional y popular, siente la obligación de hacer oír su voz en estos delicados momentos de la historia política y social de América Latina, posicionándose siempre del lado de los intereses del pueblo.

Salvador Allende dijo en su último discurso, el 11 de Setiembre de 1973 desde la barricada de la casa de gobierno chilena y ante la inminencia de su muerte que “…más temprano que tarde, el pueblo hará oír su voz nuevamente en las anchas alamedas…”

Y así  lo estamos viendo hoy en Santiago de Chile y así será en América Latina toda.

Deja un comentario