Bolivia, LA LUCHA CONTINUA.

Compartir:

Revista Tesis 11 (nº 112)

(Latinoamérica)

Montserrat Olivera*

Comentario sobre las elecciones regionales en Bolivia. Reflexiones acerca

de la conferencia que pronunció Alvaro García Linera, vicepresidente de

Bolivia, en el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad, realizado

en Buenos Aires en Marzo de 2015.

En el trabajo militante, debemos tener en cuenta que la lucha continúa, se pierda o se gane. Todos nuestros actos de vida tienen connotación política y es por esto que debemos ser conscientes, que en estos sistemas democráticos, al exponernos a las elecciones podemos ganar o podemos perder.

Estamos conociendo en estos momentos, el resultado de las elecciones regionales de Bolivia. El Movimiento al Socialismo ganó las gobernaciones de los departamentos de Cochabamba, Pando, Oruro y Potosí, mientras que la oposición se impuso en La Paz, Santa Cruz y Tarija. En Chuquisaca y Beni habría ballotage.

Recientemente en el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad, que acaba de realizarse en Buenos Aires, con participación de varios intelectuales y políticos de diferentes partes del mundo, García Linera, vicepresidente de Bolivia manifestó en una parte de su discurso que “la democracia no puede reducirse únicamente al voto”.

“Hay que reforzar la democracia en la calle, en las marchas, en los sindicatos, en las carreteras y en las universidades. La mayoría electoral legitima una voluntad política pero esa voluntad política no puede sostenerse ante los embates de la derecha, si no está acompañada, enriquecida, empujada y defendida por lo que llamo democracia callejera que es la democracia plebeya”.

Es de destacar los pronunciamientos de García Linera quien aseguró: “somos gente de trabajo, no somos ociosos, no somos vagos. Somos gente que ha mostrado en 10 años de gobierno ser sistemática y disciplinadamente laboriosa y trabajadora, en beneficio del pueblo boliviano. Y trabajaremos con quienes tienen ese ritmo y ese amor por el trabajo en beneficio de los bolivianos”.

Este espíritu que muestra García Linera es el que debemos tener en cuenta para proseguir con la lucha del día a día para sostener, tanto en Bolivia, como  en los otros países de América Latina, este proyecto  que integre cada vez más a los trabajadores, que luchan por su bienestar.

La primera explicación que surge para las bajas cifras en las elecciones del Movimiento al Socialismo, está dada por el caso millonario de corrupción que se conoció en las últimas semanas. En ella aparece una lista larga de dirigentes indígenas y campesinos aliados al gobierno de Morales, incriminados, que actualmente investiga la Justicia.

Estos sucesos que aún no tienen consecuencias judiciales fueron tema comentado públicamente, y contribuyeron a dar una imagen que al MAS no le convino, sobre todo en época electoral.

Es importante saber y conocer que estos hechos pueden acontecer y debemos estar atentos todos los que integramos las poblaciones de cada uno de estos países latinoamericanos. Necesitamos derrotar al imperio, trabajando con mayor ahínco y transparencia en todas las situaciones que se presentan a nivel personal y gubernamental. Estas noticias de corrupción de aliados al poder, no contribuyen al engrandecimiento de estos gobiernos, como el de Morales, que necesitan construir y mostrar este proceso de cambio, produciendo la revolución democrática-cultural.

Remarca García Linera en otro pasaje de su intervención que “la única manera en que la democracia en el mundo puede rejuvenecer, revitalizarse abandonar su estado de institución fósil, repetitiva, aburrida y monopolizada por elites o por castas, es la vigencia, el vigor y el complemento de la democracia de las calles, de la democracia de las organizaciones, de la fuerza de los movimientos sociales”.

En otro pasaje hace mención a: “Uno no lucha solamente porque es pobre, uno lucha porque es pobre y porque cree que luchando puede dejar de ser pobre. Es decir la esperanza. No hay revolución que no se haya movilizado a partir de una esperanza, de una posibilidad: la esperanza del cambio, la esperanza de que se acabe todo eso, la esperanza de una nueva generación, la esperanza de que se puede nacionalizar, la esperanza de que puede haber asamblea constituyente, la esperanza de que estos tipos que estuvieron enriqueciéndose a costa de nosotros se van a ir. En el caso de Bolivia tres fueron las esperanzas movilizadoras que surgieron de la calle: la nacionalización de los hidrocarburos, la asamblea constituyente y el gobierno indígena”.

Sin duda que hay una interrelación entre lo que puede hacer el poder del Estado apoyado por la movilización y compromiso militante de quienes ven una posibilidad de participación y acción que los conduzca a un mejor bienestar para todos.

“Puede haber un Estado bueno, y un buen Estado de bienestar, pero si no hay acción colectiva no hay movilización social con capacidad de intervención en lo público. La única garantía de una nueva sociedad es que la propia sociedad vaya asumiendo el control de esos mecanismos, de las decisiones. Así se crea Estado, y se crea Sociedad”.

En otro momento García Linera enfatiza la importancia que tienen los gobiernos progresistas de crear políticas económicas que ayuden a sostener y consolidar esta interrelación entre el Estado y la Sociedad.

“Es una obligación de los gobiernos progresistas y revolucionarios tener la capacidad de crear un régimen económico, sostenible, redistributivo, generador de riqueza, generador de igualdad. La sociedad no se mueve perpetuamente. No hay ascenso perpetuo de la sociedad en sus movilizaciones. La sociedad se mueve por ciclos. Entre una cima y otra tiene que haber un régimen de estabilidad económica, de crecimiento económico y de redistribución. Participando del gobierno tenemos la obligación de pensar la gestión. Tenemos que mostrar que los regímenes progresistas y revolucionarios no solamente somos más democráticos, sino también económicamente más creativos y más igualitarios, más redistributivos de la riqueza. Cuando uno está en el gobierno, debe contribuir a la ampliación de espacios democráticos y construcción de una buena economía con capacidad de distribuir la riqueza y de generar más igualdad entre las personas”.

“Debemos tener en cuenta la importancia de que los gobiernos progresistas debemos estar abocados a generar riqueza para nosotros y no para otros, como lo señaló Naom Chomsky en otra de las mesas en las que participó en este Foro: Los principales beneficiarios de la riqueza de un país deben ser los ciudadanos de ese país, y no los inversores de EEUU”.

En otro orden de cosas, García Linera fundamentó la necesidad de integrarnos a nivel mundial, señalando que “todos necesitamos de todos”.

“Toda América Latina necesita de nosotros. Y nosotros necesitamos de los europeos. Sin Europa, Latinoamérica no va a avanzar. Y sin Latinoamérica, Europa tampoco va a poder hacer lo que tienen que hacer. Nos necesitamos mutuamente. Hoy la humanidad está en peligro. Nuestra interdependencia no solamente deber estar basada en la solidaridad política, en la complementariedad y el diálogo de saberes y de experiencias políticas y culturales como lo estamos haciendo. Hay que darle una base material. La integración latinoamericana necesita obligatoriamente de una base material de la unidad. Acciones conjuntas en economía, en finanzas, en derechos. Ésta es nuestra gran tarea. Nuestra estabilidad como procesos emancipatorios, nuestra Patria Grande no va a tener perdurabilidad si no pasamos del encuentro político, del encuentro cultural, al encuentro económico.”

“El mundo está cambiando a la cabeza de América Latina. El mundo está cambiando a la cabeza de las fuerzas progresistas europeas. El mundo va a cambiar. Porque nos estamos jugando el destino de la naturaleza, el destino de esta generación, el destino de la vida y de los derechos. Las sociedades abatidas por una decepción y una apatía incontrolable, sabrán encontrar el destino para levantar cabeza para construir su propia emancipación y acompañar lo que América Latina viene haciendo”.

En Bolivia importa quién gana, quién tiene el poder, porque desde este lugar, los gobernantes pueden enfrentarse con más fuerza y energía al imperio, a los poderes macroeconómicos y mediáticos. Que es el modo que tiene el imperio de producir desgaste y minar la ideología combativa de los pueblos que empezaron a emerger gracias a gobiernos progresistas.

Por eso es muy importante que cada uno de los compañeros comprometidos con este proceso, redoble todos sus esfuerzos que ayudarán a defender lo que se ha conseguido hasta ahora y que prosigan en esta lucha para seguir avanzando en lo que falta. La lucha continúa…

*Montserrat Olivera, Lic. en Psicología, integrante de la Comisión de América Latina de Tesis 11.

Bibliografía:

–         Conferencia pronunciada por Alvaro García Linera en el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad.

–         Conferencia prounciada por Naom Chomsky en el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad.

–         Diario Página12 de los días 29 y 30 de Marzo de 2015.

Deja un comentario