Primeras lecciones del golpe fascista en Bolivia

Compartir:

Por: Luis Alfonso Mena S.

Una de las claves de lo ocurrido este domingo 10 de noviembre de 2019 en Bolivia es que una revolución está coja cuando confía en las Fuerzas Armadas provenientes de la institucionalidad burguesa.

Por eso, Hugo Chávez transformó las de su país, les dio carácter popular y de clase, las volvió defensoras de la revolución venezolana y de su pueblo, y hoy constituyen uno de los soportes fundamentales del proceso bolivariano, pues no han cedido ni a las ofertas ni a los chantajes ni a las amenazas del imperialismo de Estados Unidos y sus lacayos en el continente.

Dos tareas fundamentales de toda revolución son: formación política de la población con la que se hace y para la que se hace el proceso de cambios, y alistar desde el primer momento la defensa de ese proceso, de esa revolución.

La oligarquía no cesa nunca en su contraofensiva para derrocar cualquier revolución de izquierda. Y ésta, no puede dormitar en los laureles y, mucho menos, creer en las Fuerzas Armadas formadas en la ideología de las clases dominantes dentro del Estado capitalista, de las que son sus defensoras: craso error.

Este segundo factor ha sido igualmente determinante en la revolución bolivariana, pues su base social en las barriadas populares y en vastos contingentes del campo y de las ciudades de Venezuela está formada y organizada en milicias dotadas, entrenadas y listas a salir en la defensa de su patria y del proceso político liderado ahora por el presidente Nicolás Maduro.

La defensa de una revolución no se hace solo con la solidaridad internacional, que es importante, pero que está sujeta al hecho de que quien primero debe ejercer la resistencia es el pueblo del país donde se desarrolla el proceso, no al revés.

Las Fuerzas Armadas en ningún país son neutrales, creer eso es una ingenuidad suprema. Todas ellas juegan su papel de defensoras, de brazo armado de una clase social hegemónica en un Estado específico.

Así que, tarde o temprano, ellas, por acción u omisión cómplice y subversiva, se levantarán contra los procesos y los órganos que no les son afines a las clases oligárquicas que las han formado y a las cuales representan en su esencia.

Ello ocurrió con la Policía boliviana, que, con la mano del Departamento de Estado gringo y de la CIA detrás, se amotinó y permitió las hogueras fascistas encendidas contra el pueblo, autoridades del Gobierno y líderes sociales, del Movimiento al Socialismo y de los demás partidos y colectivos afines a Evo Morales.

Las demás fuerzas armadas también maniobraron, como ocurrió con el Ejército, que en vez de cerrar filas en torno del jefe del Estado legítimo y reelegido (Evo Morales) le “sugirieron” que renunciara. Seguramente ya tenían listo el segundo acto del sainete.

La renuncia de Evo, hasta hace muy poco tiempo impensable al considerar la gobernanza existente en su país y los enormes logros sociales y económicos de Bolivia, que la situaban como un ejemplo para América Latina, tendrá graves repercusiones para las luchas sociales y políticas en América Latina.

Ya se denuncia la ofensiva de los cabecillas golpistas, Camacho y Mesa, y de sus hordas contra las embajadas de Cuba y Venezuela, y seguramente la toma del Gobierno por parte de la ultraderecha marcará un refuerzo para la ofensiva de Estados Unidos, a través del Cartel de Lima, contra la República Bolivariana.

Creer que con la renuncia del Presidente y de su Vicepresidente, García Linera, se detendría el baño de sangre y la venganza de la oligarquía boliviana contra trece años de cambios protagonizados por el Gobierno de Evo Morales, es otro cálculo equívoco.

Por el contrario: el fascismo envalentonado seguirá arremetiendo, ahora con más fuerzas, contra todo lo construido y sus liderazgos en Bolivia, pues no desaprovechará la oportunidad para tratar de destruir de raíz uno de los procesos políticos y sociales, indigenista y de nueva cosmovisión más impactantes, como el que acaba de ser golpeado.

El pueblo boliviano, con la solidaridad de los progresistas y demócratas del mundo, sabrá levantarse e iniciar la justa resistencia contra la reversión de las grandes transformaciones sociales y económicas alcanzadas en su país.

Y sabrá, igualmente, más temprano que tarde, restaurar el poder perdido. Pero ello ocurrirá, aprendiendo las lecciones del doloroso momento actual.

Deja un comentario