“Detrás de los incendios hay tragedias de sangre, no solo árboles quemados, también seres humanos masacrados”

Compartir:

Mario HernandezRebelión

M.H.: Leí un artículo que habla del nuevo Código Penal que dice que consagra la impunidad ambiental ¿conoce las razones?

E.B.: En todo el mundo el dañar el ambiente es un delito. En este proyecto de Código que creo que no está aprobado aún, es delito si se prueba que ha generado daño a alguna persona y de eso no hay manera. Es muy difícil comprobar que alguien que vive cerca del Riachuelo se enfermó por el cromo que tiró una de las 14 curtiembres y además por el benceno que tiró el Polo petroquímico.

Hay un conjunto de responsables del daño ambiental y no se puede hacer una acusación lineal a una sola empresa. Son un conjunto de empresas que dañaron a una sociedad. Entonces al redactarlo de esa manera hacen que el juicio penal sea imposible. En cambio en el resto del mundo si agarran a alguien tirando tóxicos a un río es un delito.

M.H.: Una clara modificación que favorece a las empresas.

E.B.: A las empresas contaminantes.

M.H.: A las megamineras, a Monsanto.

E.B.: Pero también a las curtiembres alrededor del Riachuelo.

M.H.: Estuve leyendo también acerca del Decreto 591/19 referido a la importación de residuos y sobre la idea del Ejecutivo, que aún no se ha concretado, de sacar la Ley de semillas por decreto.

E.B.: Afortunadamente no consiguieron el consenso que esperaban para la Ley de semillas. Espero que no la lleguen a sacar, pero uno nunca se termina de sorprender con la maldad.

M.H.: ¿Y en cuanto a la importación de residuos? ¿Nos hemos convertido en un basurero?

E.B.: El argumento es que hay algunas empresas que utilizan residuos como materia prima, que reciclan papel o plásticos. Gran parte de los muebles de jardín que se venden vienen del plástico de las botellas de gaseosa fundido, por ejemplo.

El tema es que por un lado nosotros tenemos demasiados residuos sin tratar como para que vengan residuos de otro lado. El otro tema, y lo realmente peligroso y preocupante, es que el reglamento de la Ley de residuos peligrosos decía que cuando uno trae basura del exterior necesita que el país de origen le dé un certificado de inocuidad, que afirme que eso no le hace mal a nadie. Con el argumento de desburocratizar, ya no va a ser necesario ese certificado.

Entonces lo que sucede es que los EE UU y varios países europeos están sobrecargados de basura peligrosa que le estaban mandando a China, los chinos la aceptaban porque la usaban como materia prima, pero la basura los tapó y dijeron basta. Entonces o tienen que tratarla ellos o mandársela a alguien y ese alguien es algún país de Tercer mundo, pero algún país muy subdesarrollado del Tercer mundo que acepte que le manden residuos peligrosos.

Nosotros somos el candidato ideal. El problema es este, hay riesgo de que se firmen contratos bajo este Decreto y que sean a unos cuantos años. Entonces por un principio de seguridad jurídica, la norma bajo la cual se hizo un contrato vale para ese contrato. O sea, si alguien firma con una empresa norteamericana que va a traer computadoras de deshecho que son un residuo peligroso y que los países europeos mandan a África porque les queda cerca, aquí también podrían mandarlos; y si se firmó el contrato va a ser muy difícil dar marcha atrás aunque el Decreto se derogue.

Esa es la lógica de firmar un Decreto unos meses antes de irse. Luego se puede llevar a juicio que tardará su buen tiempo, y además alguien hará un negocio del juicio también.

M.H.: Se ha hablado mucho de los incendios en el Amazonas, pero hay incendios en Indonesia, en Siberia, lo que me llamó profundamente la atención, cómo puede ser que en un lugar con nieve y frío haya incendios. Estamos prendiendo fuego la Tierra.

E.B.: Una de las consecuencias del cambio climático es que tenemos temporadas secas que a veces son muy intensas. El Amazonas es una zona húmeda pero tiene varios meses de sequía intensa, que es cuando los ganaderos y los pistoleros aprovechan para incendiar el bosque y abrir espacio para la soja.

Si hay sequía en Siberia también se quema y en zonas montañosas, despobladas es complicado y muy caro llegar con aviones hidrantes. Yo creo que hay incendios que se les han escapado de las manos.

M.H.: Que no son intencionales.

E.B.: Muchos de ellos sí. En Brasil está claro que tienen una finalidad criminal que es destruir la selva y abrir el camino al agronegocio, para lo cual, con mucha frecuencia hay que asesinar a las comunidades indígenas que viven allí. Yo lo pongo en mi página de Facebook, Antonio Elio Brailovsky, cada vez que veo una noticia de líderes indígenas asesinados por estos ejércitos privados que se meten en sus comunidades y las queman.

Detrás de los incendios hay tragedias de sangre, no solo de árboles quemados, de seres humanos masacrados. Que por supuesto no sale en los medios, total son indios.

M.H.: En relación a lo que contaba sobre el proyecto del nuevo Código Penal, casos como el del CEO de La Alumbrera, Rooney, que fue procesado por la Ley de residuos, ese procesamiento caería.

E.B.: Y unos cuantos que deberíamos procesar y si esto se aprueba no vamos a poder.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Deja un comentario