ONOFRE LOVERO; El hombre teatro

Compartir:

Entrevista de Roberto Papadópulos*

Actor, director, regisseur de opera, conferencista, pedagogo teatral y fundador de teatros independientes , Onofre Lovero describe con su vida una enorme y singular pasión por el teatro. En la actualidad  es el Director Ejecutivo de PROTEATRO (Instituto para la protección y fomento de la actividad teatral no oficial de la Ciudad de Buenos Aires.

 Onofre Lovero nos recibe en su oficina de Proteatro en Av. De Mayo. Su hablar es cancino, su carácter risueño y sus reflexiones no solo muestran un enorme conocimiento del teatro, también gran saber de la vida del país, de sus grandezas y de los dolores de su pueblo. Una gran sensibilidad . Su larga y fructífera trayectoria le valió el merecido reconocimiento de
Organizaciones teatrales y sociales por su aporte a la cultura popular. Desde el premio Ollantay 1987, en el rubro “Hombre de Teatro” hasta el “Reconocimiento a su aporte a las
artes escénicas argentinas”, entregado por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y el reconocimiento de CETERA.    

T 11 –Que es PROTEATRO y cuales sus funciones?
OL   –Proteatro se pone en marcha el 25-2-1999, cuando la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires sanciona la Ley 156/159 y el decreto 745/1000 y modificaciones. Nuestra función es proteger y fomentar la actividad teatral no oficial en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Lo hacemos mediante subsidios que concedemos a salas y grupos de teatro independiente para que puedan poner en escena sus proyectos.
T 11  –Seguramente deben ser evaluados y cumplir ciertos requisitos?
OL   – La Ley  de constitución de PROTEATRO fija los requisitos necesarios y existe un Comité que evalúa los proyectos. Cuando estos se aprueban se formaliza un acuerdo de fomento económico entre el Gobierno de la Ciudad de BsAs. Y los grupos de teatro estables eventuales y las salas teatrales no oficiales e independientes. Para tener una idea hemos dado alrededor de 420 subsidios  y nuestro presupuesto es de 1,5 millón para cubrir las demandas.
T 11 –Que significado tiene para el desarrollo del teatro y por ende para el trabajo cultural este apoyo?
OL   –Sin duda gran importancia ya que permite a nuevos autores, actores y actrices iniciarse, de hecho hay muchos jóvenes incorporados al trabajo de los teatros independientes. De ahí han surgido autores y actores jóvenes. No es casual que el teatro en nuestro país tenga tanta envergadura. Es el más desarrollado de América latina.
T 11 –Cuando nace el teatro independiente?
OL   –El movimiento del teatro independiente nace allá por noviembre de 1930 con la inauguración del Teatro del Pueblo impulsado por el gran Leonidas Barletta. Luego surgió el Nuevo Teatro, Los Independientes, Fray Mocho, y otros. Teníamos una ideología; queriamos que el teatro vuelva al pueblo, que este fuera receptor. Nos decían que éramos comunistas, que no tiene nada de malo,  y no era así, sino que había de todas las ideologías. Yo siempre fui socialista . Este gran movimiento tuvo frutos entre el 50 y el 70. Una diferencia con la situación actual, que antes todo se hacia a pulmón. Recuerdo cuando inauguré mi primer teatro, “Los Independientes”,  para lo cual alquilamos en San Martin 766, con plata prestada por mi tío, una gran ayuda de amigo y un gran trabajo de los actores mismos que hacíamos de albañiles, pintores, decoradores y todo lo que fuera necesario. Para armar ese teatro Spilimbergo nos dono una cuadro, “La espera”, que pusimos en la hornacina, cuadro que empeñamos tantas veces!,  y Horacio Juárez  nos regalo una cabeza del gran pensador francés Romain Rolland. Anexo teníamos una sala donde exponíamos cuadros. Antes para poner una obra en escena no faltaba oportunidad en que llevábamos muebles de nuestras casas. En ese teatro pusimos en escena obras como “El otros judas” primera obra teatral de Abelardo Castillo y “Enterrar a los nuestros” de Irving Shaw, obra pacifista. Un día de 1961 fuimos atacado por el grupo Tacuara, nos destrozaron la cabeza de Rolland, que luego Juarez no hizo otra, pero de cemento. En esa oportunidad todos los grupos de teatro independientes nos brindaron su apoyo. Recuerdo a Alterio que decía;  “como se maneja esto:?”, cuando de noche cuidábamos el lugar.      
T 11 –Sigue siendo tan complicado poner una obra en escena?
OL   –Ahora a partir de la creación del Fondo Nacional de las Artes, con jurisdicción en todo el país y de PROTEATRO en la égida de la Ciudad de Buenos Aires hay mas posibilidades. Solo en el ámbito de la Ciudad de Bs.As. tenemos registrados 150 entre teatros  y grupos estables o circustaciales, con gran actividad  en los distintos barrios  y en todos con una gran presencia de jóvenes.
T 11 –Hay autores y actores jóvenes como producto de este movimiento teatral?    
OL   –El movimiento y la accion del teatro independiente contribuyo al surgimiento de autores, actores y actrices jóvenes, algunos de gran importancia; ejemplo de ellos es Susana Torres Molina, o Pincher. Existe un jurado del cual soy miembro, que eligen a jóvenes directores. En este jurado hay autores importantes como Larrayones y la misma Susana Torres Molina. La misma historia del teatro tiene importancia y ha tenido muchos autores y autoras significativos.
T 11 –Es significativo, el teatro desde el punto de vista cultural?.
OL   –De primer orden. El que mantiene la ideología, que es educativo en el sentido de hacer un teatro que tiene que ver con la vida. Fíjese Ud. Ibbsen con su obra “Un enemigo del pueblo”  o “Casa de Muñecas”. O el valor de lo Podesta, o Florencio Sánchez , un verdadero sociologo. Son de gran importancia para la sociedad . Cumplen un rol fundamental.                       
T11 –Cuando nace su vocación por el teatro?
OL  –Mi padre había llegado de Italia y dejado toda su familia. Yo solo conocí a mi abuela materna los Danuco, que era el apellido de mi madre. De chico me vincule mucho con mi tío Juan Danuco, hermano de mi madre, que había sido un bajo notable. Él contaba historias, que yo aprendí y, luego supe eran argumentos de operas. De Verdi puedo tararear operas enteras. Recuerdo que cuando mi papá escuchaba, lo niños callábamos, pero yo en algún momento tarareaba en voz baja y un día me puse a hacer las partes sinfónicas, entonces mi Papa, me dijo: “mira Cachito si queres cantar canta, pero no me hagas la orquesta también”.
   Con mi tío y, a veces con mi Papa, íbamos al teatro en el barrio. En Villa Crespo, barrio donde nací un 14 de marzo de 1921, había varios teatros. Yo era primo hermano del actor Alberto Rella, nombre artistico y con otro primo mio, lo ibamos a ver representar “ La Muchachada de Abordo”. Viene a mi memoria una anedecdota. Resulta que en un pasaje de la obra otro personaje le daba una cachetada a mi primo, hecho que me conmocionaba, entonces mi tío me dijo: “No te preocupes, hacen ver que le pegan y otro hace reuido de palmas”. Cuando estábamos dentro del camarín, cosa que era un orgullo y honor para mí, le conté lo que me había dicho el tío, a lo que mi primo lo increpo y le dijo: “Es un pecado lo que has hecho. Le has quitado el misterio y la ilusión del teatro”. Yo tenia entre 9 y 10 años y eso me marco. Enseguida comenzó a manifestarse mi vocación por el teatro y los problemas para mi mama, ya que le utilizaba los manteles, frazadas y colchas ya que no se podía armar un teatro sin telón.
   Curse mi escuela primaria a partir de los 8 años y luego di examen de ingreso al Colegio Nacional Buenos Aires, donde tuve grandes profesores. Algunos como Arturo Gimenez Pastor o el Dr. Ángel Batistessa que tuvieron influencia en afianzar mi vocación teatral.
   En las vacaciones entre quinto y sexto alquilamos el que era el Teatro Lasalle y representamos “En Familia” de Florencio Sánchez que no solo dirigí sino que tuve el coraje de hace el papel principal.
T 11  –Que opinaba su padre de que a Ud. le entusiasmara tanto el teatro? 
OL    –Mi padre que era un gran constructor italiano y que la Municipalidad le había dado un titulo para construir hasta dos pisos, tenia la ilusión que yo fuera Ingeniero Civil. Cuando le dije que iba a estudiar Arquitectura le di el primer disgusto, pero grande fue cuando siendo un buen alumno de arquitectura le dije: Papa, voy a dejar la carrera porque quiero dedicarme al teatro y quiero ingresar en un Teatro Independiente donde soy un poco líder y me buscare un trabajo. Comencé a trabajar a trabajar como cadete De Bunge y Born donde los tío hermanos de mi mama eran todos gerentes, pero entre sin que tuviera que hablar a nadie. Di un examen cuyo nivel era de segundo grado y me pusieron de cadete. Así trabaje un año.               
 Mi padre era de ideas fascistas, como todos los italianos de entonces. Tenia el retrato de Mussolini, era la antitesis mia. Yo comencé a militar en el socialismo y me separe cuando se produjo la escisión en el Socialismo Argentino y Socialismo Democrático. Sigo siendo muy amigo de todos ellos pero nunca quise afiliarme a ninguno.             
T 11 –Como se inicia en el teatro?
OL  –En mi inicio en el teatro yo no-tenia ningún grupo. Me relacionaba con uno, o me llamaban de otro. Había invitaciones, como Veni ¿por qué no té sumas al Teatro Experimental Argentino. Hasta que un día entre al Tinglado Libre Teatro que dirigía Ah magno Argentino, Juan Carlos Guerra y Aurelia Ferreti. Ahí comencé a hacer teatro de otra manera . Debute con la “Disputa del Fruto” de Cosentino y dirigida por Ferreti, después hice “La multitud” . Estrenamos “Un Gigante Amapola” de Juan B. Alberdi y ahí comenzó mi carrera. Luego con Martin Romain, que con el tiempo fue secretario del Teatro del los Independientes hasta su muerte, nos fuimos a Nuevo Teatro. Creo que era 1950. Como pedían actores nos presentamos, nos tomaron y debutamos con “El Alquimista” de Ben Jonson. Luego vino “Bajo Fondos” de Gorki, “El Oso” de Chejov. Luego apareció la historia de la construcción del teatro Los Independientes, por el cual llegue a hipotecar la casa de mis padre, que termine pagando con un crédito del Fondo Nacional de las Artes, mediante un artilugio. Presente un plan de obras y me dieron el crédito, con ese pague la hipoteca ya que no daban créditos para pagar deudas. Cumplí el plan de obras y logre mantener ese bastión de la cultura que era el teatro Los Independientes.    
T11 –Su trabajo es, sin duda, muy dilatado e intenso, no solo como actor, sino como director, creador de teatros y dirigente de las organizaciones teatrales?
OL – Es verdad, he trabajado en mas de sesenta obras y dirigido unas veinte y participe de la direccion de varios teatros y organizaciones, como la Unión de Cooperadora de Teatros Independientes, Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro (ITI) adscrito a la UNESCO, del que soy vocal de la mesa directiva y otras más.<

*Roberto Papadopulos, periodista, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Deja un comentario