La opción de derecha en el gobierno macrista: el poder mediático y judicial. (Alberto Wiñazky)

Compartir:

(situación nacional/medios)

Alberto Wiñazky*

CAMBIEMOS, durante sus tres años de gobierno, ha logrado establecer una fuerte y decisiva alianza con el poder mediático oligopólico (y)…ha aumentado también su influencia sobre el llamado Partido Judicial.


El poder mediático oligopólico cuenta con medios escritos y diversas frecuencias radiales y televisivas que coadyuvan en lograr la manipulación de la opinión pública. Los portales de internet, especializados en propalar informaciones que distorsionan la realidad, también cumplen esa función. Más del 60% de las personas (especialmente jóvenes) se informan actualmente por estos medios electrónicos, que han jugado intensamente a favor de las políticas del macrismo. Los medios construyen acontecimientos que pueden no haber ocurrido nunca[1], dado que al trabajar con una retórica de ruptura en lo formal, han percibido la fragmentación de la sociedad local.

Ordenan el relato a partir de la combinación de determinados tipos de esquemas fijos, incorporando de una forma ya estructurada elementos ajenos al mismo, en donde cabe la represión en un sentido literal: represión policial, represión política, represión sindical y represión sexual. Actúan además como un gran constructor de modelos de conducta, ya que ponen en juego las relaciones entre la vida privada y la esfera pública, entre las experiencias individuales y las experiencias sociales, dado que el mundo social actúa también sobre la vida íntima de los sujetos. Acentúan de esta forma la contraposición abstracta entre individuo y sociedad, evitando que cada uno de los dos elementos se convierta en una unidad para el desarrollo pleno del conjunto.

Es en ese sentido que el poder corporativo alienta la restauración absoluta del poder de clase de la burguesía, que lleva el incremento de las restricciones a las libertades individuales. Tratan de ocultar también la quiebra de la democracia representativa que se encuentra totalmente corrompida por el poder de las corporaciones y la prepotencia política del poder ejecutivo. Es en el capitalismo inmerso en una profunda crisis estructural no resuelta[2],  donde la representación política parlamentaria (la acción delegativa), se encuentra atravesada por los poderes económicos concentrados, convirtiéndose en un poder formal, que facilita el accionar corrupto de los gobiernos de turno. La “preocupación” neoliberal por el individuo (derechos individuales) sobrepasa y elimina cualquier preocupación por la igualdad, el desempleo, la democracia y los vínculos de solidaridad social. De esta forma se han llegado a materializar un conjunto de elementos típicos del capitalismo periférico, que para los trabajadores se presentan como un horizonte infranqueable dentro del sistema.

El macrismo ha aumentado también su influencia sobre el llamado Partido Judicial. En él se han ido criminalizado los movimientos de protesta social. Sus ejecutores cuentan con total impunidad en sus resoluciones y han embestido contra las protestas sociales, judicializando la acción política. Esta situación también se advierte en las publicaciones de los medios hegemónicos. Buscan imponer un mecanismo que permita lograr un nuevo marco jurídico donde dirimir las relaciones laborales, tratando de disciplinar a la clase trabajadora. El cambio en la presidencia de la Corte Suprema, operó como un fuerte triunfo de las corporaciones, ya que Carlos Rosenkrantz ha sido abogado de grandes empresas (Clarín y La Nación, entre otras) y ya como juez fue el promotor de la sentencia con la que pretendió imponer el dos por uno para los genocidas de la última dictadura.[3]

*Alberto Wiñazky, Economista, Miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

BIBGLIOGRAFÍA

 V.I. Lenin – El Estado y la Revolución – Lenguas Extranjeras – Moscú – 1956

Nicos Poulantzas – Poder Político y Clases Sociales en el Estado Capitalista – SIGLO XXI – México – 1970

Maristella Svampa – Del Cambio de Época al Fin de Ciclo – Edhasa – 2017

Eduardo Basualdo –Editor – Endeudar y Fugar – SIGLOXXI – 2017

Alberto Wiñazky – La Crisis Mundial Capitalista y el Capital Ficticio – Herramienta Ediciones  – 2017

[1] La experiencia de Brasil donde a través de un ataque masivo por WhatsApp, unido a la prédica militante de miles de pastores evangélicos, antipetistas, contribuyó a la holgada victoria de Bolsonaro en la primera vuelta del 7 de octubre, cuando ganó con el 46% de los votos. Usando redes privadas como WhatsApp, resultó ser un caso testigo sin equivalentes a nivel mundial.

[2] “El mundo está plagado de problemas prácticamente insolubles. La desigualdad está en aumento, especialmente en las economías avanzadas” – Joseph Stiglitz Clarín Económico – 18/02/18

[3] “Para entender la nueva configuración de la corte hay que recordar que el trio [Rosenkrantz-Rosatti-Highton] que defenestró a Lorenzetti fue el mismo que el año pasado aprobó el cómputo del dos por uno en favor de Luis Muiña [hoy condenado a cadena perpetua]” La corte, los gobernadores y Macri, un juego a tres bandas” Carlos Pagni en La Nación del 13-09-18.

2 Replies to “La opción de derecha en el gobierno macrista: el poder mediático y judicial. (Alberto Wiñazky)”

  1. No visualizo casos concretos sobre la “criminalización de la protesta social”. ¿Podrían citar algún ejemplo?

  2. ALBERTO WIÑAZKY dice:

    En respuesta al comentario de Alfredo, quiero aclarar que cuando nos referimos a la criminalización de la protesta social, hacemos referencia a la cantidad de acciones judiciales iniciadas por el gobierno macrista en el fuero federal, contra la participación en actos callejeros de opositores a su política económica y social, y contra integrantes del anterior gobierno. Asimismo, mantiene encarcelada a Milagro Sala desde hace más de dos años y ni hablar del asesinato de Santiago Maldonado y de su compañero y amigo mapuche.
    Alberto Wiñazky

Deja un comentario