Derechos, qué?… humanos? (por Montserrat Olivera)

Compartir:

Revista Nº 125 (04/2018)

(política nacional)

Montserrat Olivera*

Con el avasallamiento del estado de derecho, nos preguntamos a quiénes considera humanos este gobierno liberal? Esta nominación sólo la consideran válida los que integran el gobierno nacional. No se visualiza la necesidad y el interés de gobernar para todos.


Qué son los derechos?

Qué son los humanos?

Las conquistas fueron arrancadas, con luchas sociales. Necesitamos tener derecho a la verdad. Pero cómo se accede?

La subjetividad queda afectada en lo individual, colectivo, familiar, social, con la mentira, que existe en el cambio en la información. Es necesario encontrar información de lo que acontece y no opinión por parte de los informantes, llámese periodismo. Esta mentira está instituida en este gobierno liberal, con la idea de desinformar a las masas ciudadanas. Para qué?

Para construir sobre la falsedad, la mentira de que todo lo que realizan es en pos del bienestar de la población en general, sobre todo de los más desprotegidos, jubilados y clases trabajadoras. Han desaparecido los espacios de acceso a la información de casi todas las voces críticas serias. La libertad de empresa se ha devorado la libertad de prensa y el derecho a la información. Este gobierno propone un país de personas embrutecidas. Basta de pensamiento crítico, es necesario un pensamiento positivo, pensamiento pro, pensamiento que garantice que nadie vea la destrucción que se está produciendo.

El país se endeuda sin freno para que las grandes empresas propias y ajenas depositen sus ganancias en paraísos fiscales que reivindican, defendiendo la libertad de acción para quienes hoy “roban todo”.

Entregan millones de dólares a sojeros, ruralistas, mineras, bancos, fondos de inversión, contratistas de la construcción del consorcio presidencial. Mientras se les quita, a los trabajadores en la baja de los salarios, derechos laborales, baja en las jubilaciones que esperan reprivatizar, a las pymes que pierden su peso en la producción nacional de mano de las importaciones.

Estos dólares que se les transfieren a los grandes poderes económicos se obtienen endeudando al país de un modo usurario. Y repiten, por la emisión mediática de mentiras, que es un sacrificio “necesario” que debe hacer la población por “tantos años de despilfarro”.

Las 2000 escuelas construidas, las universidades creadas, la recuperación científica, los satélites ARSAT, la terminación de ATUCHA, las jubilaciones que se iban reajustando, los salarios por lo general al alza sobre la inflación con paritarias libres, la asignación universal por hijo, planes sanitarios odontólógicos, distribución de medicamentos, prevención de la violencia, cunas para bebés, computadoras gratis para los chicos, todo era “DESPILFARRO”.

Mientras ocultan la inmensa cantidad de ilícitos que este gobierno va acumulando en todas sus empresas, todo queda impregnado de corrupción estructural.

Ocuparon el estado para usarlo para la destrucción en su accionar delictivo. Pero también ocuparon la mente de un amplio sector de la población que repite lo que escucha. Muchos que han votado a este gobierno suelen no aguantar que se les señale las deficiencias y el debate suele ser imposible.

La justicia en el nombre del ministro Garavano, desoye a especialistas y quiere meter presos a pibes de 14 años pese al rechazo recibido por especialistas en este tema, en el año 2017. El gobierno sigue la embestida contra los pibes pobres, ya que vuelve a un nuevo retroceso en Derechos.

Esta noticia confirma que el gobierno apuesta al miedo como instrumento político. Vuelve sobre los pibes, como una manera de tapar lo que está intentando de imponer por las presiones que tiene desde el poder militar: Juzgar de nuevo a los militares, porque sostienen que están mal juzgados. Necesita a la Gendarmería para meter miedo, y de esta manera ir imponiendo las políticas represivas que le aportan beneficios al grupito que se instaló en la rosada. Trata de imponer el 2×1, con la prisión domiciliaria a genocidas ya juzgados.

Presiona a los jueces que acatan los intereses que el gobierno quiere sostener, para seguir haciendo vista gorda a los ilícitos de sus compañeros gubernamentales, y persigue a los que tratan de cumplir con la ley y son chantajeados o amenazados cuando no responden a sus deseos. Es así, que observamos con estupor cómo se inventan causas y se presiona para que algunos políticos opositores a este gobierno, queden encarcelados, mientras se sigue infringiendo la ley de múltiples maneras y se la disfraza para seguir sosteniendo que están “asqueados y hartos de la violencia” “porque la paz está entre nuestros valores principales” como lo expresó Marcos Peña en su conferencia de prensa.

Cualquier excusa sirve para sostener la detención de Milagro Sala y sus compañeras de la Tupac. Y a tantos otros militantes que se persiguen por el sólo hecho de mostrar su oposición. Como a los trabajadores que se adhieren a algún acto de protesta en su lugar de trabajo, y al día siguiente son echados, o a los docentes que por adherirse a los paros, son sancionados con el descuento de los días en que no fueron a trabajar.

Qué nos está pasando en este contexto político-social.

Según R. Zaffaroni, estamos viviendo en un totalitarismo corporativista. En América Latina se produce un manejo de corporaciones transnacionales, que responde a una fase avanzada de colonialismo.

Avanzan sobre el estado de derecho, tratando de imponer las reglas que ellos sostienen, sobre la base de la mentira y la falsedad. Nos ubican en la impotencia.  Este es un avasallamiento a los derechos que como ciudadanos debemos exigir, sustentados en la Constitución Nacional que es lo que nos determina como ciudadanos de este país. Es por esto que debemos ser conscientes de que la lucha sigue.

Con lo descripto más arriba también nos preguntamos dónde está la humanidad de estas personas, que sólo piensan en el bienestar de ese grupo de poder, sustentado por el voto de la población, mientras se erigen como dueños para ejercer ese poder a su antojo, y no pensando en la necesidad de articular con los ciudadanos que conformamos este país una hegemonía que nos habilite como tales, beneficiándonos todos con los recursos del estado.

Todos los humanos debemos hacer valer nuestros derechos a vivir como tales, con la posibilidad de compartir con la naturaleza, respetándola, ya que ésta nos pertenece y por ende debemos cuidarla. Como nos señala R. Zaffaroni “El humano es el señor absoluto de la naturaleza no humana y su misión progresista y racional consiste en dominarla”.

Y como nos recuerda García Linera, no hay horizonte definido. La sociedad debe saber que debemos continuar en la lucha. Él nos lo recuerda, pero todos los que venimos defendiendo este país, trabajando en la defensa de una sociedad más justa y soberana, sabemos que la única salida es seguir luchando, para construir un gobierno que genere ese movimiento social que nos permita incluirnos a todos.

*Montserrat Olivera, licenciada en psicología, integrante de la Comisión de América Latina de Tesis 11.

Bibliografía:

-Documento de Psicoanalistas Autoconvocados – Diciembre 2017.

-Conferencia de Álvaro García Linera en la clausura del Encuentro de Intelectuales en Caracas. 2018.

– La Pachamama y el humano, de Raúl Zaffaroni. Edit.Colihue. 2017.

 

 

Deja un comentario