Venezuela: La implementación del sistema virtual SINCO en la gestión gubernamental. Un gran avance en la democracia participativa

Compartir:

(américa latina/venezuela)

Mauro Paz*

El sistema SINCO (Sistema de Integración Comunal), permite la participación democrática de las organizaciones de base del pueblo en la distribución, aplicación y control de recursos estatales para la solución de sus problemas. Es uno de los tantos mecanismos que se construyen al interior del proceso venezolano y permite dar una imagen de que lo que ocurre allí es, por lo menos, distinto al resto del mundo.

A contramano de aquellas mentiras que ya hace tantos años contaminan la opinión pública, llenándola de odio al chavismo y a lo que se desarrolla en Venezuela hace más de dos décadas, del otro lado se encuentra la realidad, lo que de verdad sucede en el país, un proceso que sigue de pie a pesar de todos los ataques que sufre por parte del imperio de siempre, con un gobierno firme y, sobre todo, un pueblo consciente, que a pesar de sufrir una grave crisis que no cesa, sigue resistiendo y dando lección de lo que es un pueblo comprometido con su devenir.

Uno de los porqués de que no hayan podido tirar abajo el chavismo es, sin ninguna duda, la conciencia que viene formando el pueblo venezolano desde fines del siglo pasado. Es también un porqué de que en la gran mayoría de los procesos progresistas que sucedieron en Latinoamérica desde principios del siglo xx, solo se hayan mantenido en pie los que apuntaron a la formación del pueblo, y no solo a la distribución de recursos en las capas más necesitadas.

Pero no solo la conciencia obtenida en lo que va del proceso explica la resistencia, es también la participación real y concreta del pueblo en la dinámica del estado venezolano.

A partir de la constitución de 1999 y, sobre todo, a partir de la promulgación de las Leyes de Poder Popular en 2010, particularmente la Ley del Sistema Microeconómico, se crea un cuerpo jurídico que sustenta la organización de base. Nace un andamiaje legal que fortalece la construcción desde abajo.

Es en 2011 que el Consejo Federal de Gobierno, entidad encargada de administrar el excedente impositivo entre las gobernaciones y las alcaldías, comienza a repartir los recursos, integrando ahora en su gestión a las organizaciones de base del poder popular. Estas organizaciones de base son los Consejos Consultivos, integrados por personas del mismo territorio y situación socioeconómica, que se reúnen cotidianamente para debatir cuáles son las demandas y necesidades concretas de la realidad en la que viven.

Esta nueva realidad que empezó a implementar el estado venezolano, haciendo parte de las decisiones que se tomaran a los mismos sujetos sociales que iban a ser beneficiados mediante su propia organización, estaba perjudicada por los vicios del estado representativo, tal como lo conocemos, que genera intermediarios entre las decisiones y necesidades desprendidas de las propias asambleas de los Consejos Consultivos y los representantes que ejecutan estas mismas necesidades. El mensaje se iba modificando desde que salía de las bases, a través dichos intermediarios, hasta llegar a las máximas instancias para implementarlo.

Es por esto que el Consejo Federal de Gobierno decidió implementar un sistema virtual, llamado SINCO (Sistema de Integración Comunal), para eliminar toda burocracia que se genera desde que se desprende el mensaje de las bases hasta llegar al representante. Este sistema le da responsabilidad directamente a los Consejos Comunales. Se establece una comunicación de carácter colectiva entre el propio gobernador y el pueblo organizado, ya que la comunicación es o individual o con un colectivo organizado, y es soberana ya que la información que navega entre las organizaciones de base y el representante queda en manos únicamente del estado venezolano, es transparente y directa con el gobernador que se hace cargo de la herramienta. 

Cada proyecto cargado en el sistema SINCO por parte del Consejo Consultivo, es ejecutado por la misma población, a la vez que es responsabilidad del Consejo Consultivo controlar y rendir cuentas de la ejecución del proyecto mediante dicho sistema virtual.

Este sistema, además de agilizar el traspaso de recursos desde el estado directamente hacia las organizaciones de base de poder popular, permite retener un caudal inmenso de información que puede servir para planificaciones de gobierno que apunten a la solución de los verdaderos problemas de la población.

Este es uno de los tantos mecanismos que se construyen al interior del proceso que ocurre en la tierra de Bolivar. Y permite dar una imagen de que lo que ocurre allí es, por lo menos, distinto al resto del mundo.

Es necesario defender enérgicamente al gobierno de Maduro en estas circunstancias en las que el imperio acecha mediante oleadas muy violentas. No estaría de más preguntarse ¿Qué pesa más, defender la revolución bolivariana por la importancia que el país representa en la región y por la importancia que tiene en materia ideológica ese proceso para el resto del mundo, o pesa más no “piantar” votos en elecciones coyunturales de distintos países haciéndose eco de la “supuesta falta de derechos humanos” que algunos promulgan que hay en el país caribeño?

*Mauro Paz, argentino, estudiante de Ciencias Políticas, especializado en Venezuela.

Deja un comentario