SER LECTOR: CAPITULO II

Compartir:

León Masac*

Dentro del mundo cotidiano hay ciertas cosas que se escapan de las explicaciones racionales, y entre esas cosas ilógicas está la pasión por la literatura. Dentro de la vasta obra literaria de Eduardo Sacheri, gran parte de ella dedicada al futbol, voy a destacar su novela “Papeles al Viento”; que conjuga tres factores que no tienen explicación: la amistad, la familia y el fútbol.

Dentro del mundo cotidiano hay ciertas cosas que se escapan de las explicaciones racionales, y entre esas cosas ilógicas está la pasión por la literatura, que se inserta por el conducto de la vista y se instala en lo más profundo de nuestros pensamientos, mientras que el resto de los sentidos se sumerge en el profundo sueño al que lleva la imaginación.

Pero también dentro de las pasiones de la vida, muchos sienten una realidad diferente cuando una pelota, un campo de aproximadamente cien metros de largo y unos setenta de ancho, veintidós jugadores y dos arcos aparecen en el mismo lugar y dan vida al Fútbol; dentro de esos hombres se encuentra Eduardo Sacheri. Este escritor e historiador argentino, autor de la novela “La pregunta de sus ojos” -que fue llevada al cine por Juan José Campanella, bajo el nombre “El Secreto de sus Ojos” y fuera galardonada con el Oscar a la Mejor película extranjera en 2010- exalta las pasiones de un deporte que poco conoce de idiomas y continentes, el amor por el fútbol conjuga en las palabras de Sacheri algo que por ahora ninguna ciencia encontró explicación.

Dentro de su vasta obra literaria, gran parte de ella dedicada al futbol, voy a destacar su novela “Papeles al Viento”; que conjuga tres factores que no tienen explicación: la amistad, la familia y el fútbol. En este trabajo, Sacheri cuenta la historia de cuatro amigos que comparten no sola su vida, sino también su pasión por el fútbol siendo hinchas –los cuatro- de un importante club del fútbol argentino.

Lo primero que nos permite sentir en su relato es la entrelazada vida de las personas, el compromiso por un sentimiento y las pasiones que despiertan tanto la amistad como el fútbol; pero al mismo tiempo, Sacheri relata todos los avatares que vive el propio fútbol, un deporte mediado por el negocio, el dinero y el mercado.

Entre estos cuatro amigos aparecerán dos actores fundamentales: la hija de uno de ellos (el Momo), y un jugador de poca monta de nombre Pittilanga; dentro de este hexágono de personajes, Sacheri contará una historia que entrará en la dinámica entre lo real, lo ficticio y lo más hermoso de la vida, la amistad.

Contado en tercera persona y con diálogos que nos llevan a las conversaciones que nosotros mismos tenemos en la vida cotidiana, la novela va relatando la vida de los cuatro amigos, sus puntos de conexión, de encuentro y de desencuentro; pero sobre todo el valor de ciertas cosas que ni el “negocio del fútbol” pueden romper.

Sacheri esconde críticas, miserias y sentimientos tan cotidianos que leerlo es solo salir de un mundo real para ingresar a otro, que aunque no sea real se parece tanto que da escalofrío.

El gran mérito de la novela es que puede ser leída en cualquier lugar, momento o por cualquier persona; el único secreto que esconde Sacheri es la llave de aquello que sentimos nosotros cuando el fútbol, la amistad y la familia (esa y solo esas pasiones) se entremezclan para no dejarnos salir.

“Papeles al viento” fue publicado en 2011 por la Editorial Alfaguara y forma parte de una gran obra de Eduardo Sacheri, entre las que se encuentran: “Aráoz Y La Verdad”, “Lo Raro Empezó Después”, “Esperando a Tito”, entre otros.

* León Masac, escritor aficionado


Deja un comentario