Recuerdo, dolor y amenazas.

Compartir:

La Página de Tesis 11 tiene por objeto hacer público y poner en conocimiento de toda persona que acceda a su sitio, toda la información política, económica, social y cultural de Argentina en particular y del mundo en general.  El pasado 24 de marzo, día de la Memoria, Verdad y Justicia, volvió a evidenciar el repudio de la mayoría del pueblo argentino hacia lo que fue su propio holocausto, llevado a cabo por las instituciones que, paradójicamente, eran las que debían cuidar y defender a la comunidad. Los actos recordatorios se realizaron en todo el país, el más numeroso de ellos en la Plaza de Mayo, donde toda persona de buena voluntad pudo expresar el abrazo a las Madres y Abuelas como símbolos de la lucha contra el Terrorismo de Estado en la larga noche dictatorial.  En el marco de los actos realizados en todas las ciudades del país, diferentes agrupaciones políticas pudieron rememorar el “tiempo del horror” de maneras diversas y creativas pero con el mismo objetivo en común, Memoria, Verdad y Justicia. Sin embargo, la derecha política, el autoritarismo y la discriminación permanecen latentes en amplios sectores de la sociedad argentina.

En la ciudad de Zapala, Provincia de Neuquén, miembros del gremio docente ATEN-Zapala, militantes estudiantiles, el grupo feminista Artemisa entre otros, organizaron diversas actividades recordando el día de la Memoria. Algunos fueron a restaurar unos murales que se encuentran en los talleres de Don Bosco de esa ciudad, y otro grupo, de unas diez personas, fue a realizar una intervención artística en el asfalto, frente al cuartel del ejército de esa ciudad. Dicha actividad consistió en dibujar el contorno de un gran pañuelo blanco, que a su vez en su interior contenía decenas de pañuelos blancos también, como símbolo de reconocimiento a los primeros organismos de Derechos Humanos. Cuando iniciaron la actividad comenzaron a entrar y salir vehículos del cuartel que querían pasar por sobre el dibujo aun cuando lo estaban haciendo, los jóvenes lo impedían, aunque con miradas amenazantes muchos de los que salían la delegación militar los insultaban, escupían el dibujo, les  advertían que “se dejaran de romper los huevos”, hasta que salió del cuartel un ford focus negro del que nadie pudo ver los datos de su chapa y cuyo conductor pretendió pasar por encima del dibujo a la fuerza. Fue contenido por un dirigente de Aten a quien este “temible personaje de la tinieblas” le gritó a él ante sus compañeros: -“Vos vas a ser el próximo desaparecido”… Según los testigos, después del grito furioso del filo-nazi, el cobarde se fue raudamente con su automóvil dejando como respuesta el silencio de la impotencia en el grupo que estaba trabajando en el lugar. Se hicieron las denuncias correspondientes, y se está difundiendo lo ocurrido para que no quede impune. Indudablemente hay mucho por hacer en la “democracia” argentina. Por lo pronto, ante semejante actitud de parte de los miembros del establecimiento militar, cabe solo una respuesta: “Nuestra solidaridad con los grupos neuquinos y todo nuestro apoyo a los militantes sindicales de Aten y demás agrupaciones que han compartido semejante vejación. En recuerdo de nuestros 30.000 desaparecidos y por más Memoria, Verdad y Justicia, no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos con quienes se radicalizaron y se radicalizan en el mal”. Claudio Esteban Ponce,  Comisión de América Latina, Colectivo Tesis 11.

Deja un comentario