PROBLEMAS DE LA PAZ ISRAELO PALESTINA

Compartir:

Jose Alberto Itzigsohn* 

Lúcidos y detallados comentarios del autor sobre la complejidad de la negociación de paz entre palestinos e israelíes a lo que se suma la difícil situación en Siria y la geopolítica de las grandes potencias.

Las negociaciones de paz entre israelies y palestinos se han reanudado en una atmósfera de escepticismo y no faltan razones para ello: El fracaso de intentos previos como las negociaciones de Oslo y Camp David, los problema básicos, difíciles de resolver y las dudas acerca de la disposición de las partes involuvradas para dar pasos  riesgosos para la obtención de la paz. Por otra parte, no olvidemos que si bien la paz entre israelies y palestinos es una necesidad esencial para ambos pueblos, hay otros factores externos  de gran importancia, que presionan para que esa paz se logre por razones geopolíticas. Entre esos factores debemos citar a los Estados Unidos. representado en las negociaciones por un ex embajador en Israel, Indrik y la Liga Árabe, empeñados en reparar la brecha formada en su frente estratégico frente a Irán, por el peristente conflicto israelo palestino. 

Cabe también señalar la inestabilidad política en países limítrofes con Israel como Siria, Líbano y Egipto o en paises próximos como Irak, así como la amenaza pendiente de Irán  y de su posible armamento atómico, que aumentan la dudas acerca de una posibilidad de una paz estable en la región, pero acrecientan la necesidad de lograrla. 

En particular, la guerra civil en Siria que puede poner en peligro la posibilidad de una cooperación regional entre los Estados Unidos y Rusia o por el contrario, incrementarla.

El gobierno ruso trata de ligar el desarme químico de Siria con un eventual desarme atómico de Israel, de modo que Israel, aunque trata de mantener un perfil bajo en ese conflicto, puede verse involucrado a pesar suyo. Es claro que una solucion pacifica de ese conflicto, aumentaría la posibilidades de la paz israelo palestina, mientras que una acentuación del  mismo daría argumentos a la derecha que se opone a la paz misma, invocando amenazas contra la seguridad de Israel, que es su argunento principal, ligado o no, según los casos, con la argumentacio religiosa a la cual me he referido antes. 

Los problemas de fondo a tratar son muy dificiles de resolver, aun en la mejor de las coyunturas politicas. En primer lugar, el problema de las fronteras definitivas. Los palestinos toman como básicas las  fronteras creadas por el armisticio despues de la guerra de los sieis dias de 1977, con disposición a aceptar  modificaciones pequeñas, recíprocas, sobre la base de la igualdad y de la dimensión y calidad del  territorio a intercambiar. El gobierno israeli rechaza ese principio pues desea incorporar a Israel algunas de las princjpales poblacions judias establecidas en Cisjordania, es decir, en territorio del futuro Estado Palestino a crearse. En esas poblaciones vive medio millón de colonos judios, la mayoría de los cuales, de acuerdo al gobierno israelí, debieran quedar bajo su soberania y cuya reinserción en el territorio israeli crearia problemas demográficos muy dificiles. Cabe señalar que en una estrevista reciente con delegados del partido de izquierda Meretz, el lider palestino Abbas acepto la idea que algunas de estas poblaciones judías podrían permanecer bajo dominio palestino y no tendrían que ser evacuadas. Queda por verse si los colonos aceptarían ese cambio de soberanía.

El segundo problema básico es el problema de la repatriación de los refugiados palestinos que abandonaron su pais aconsecuencia de la guerra de independencia de Israel en 1948-49, unos 711.000 y sus descendientes, cerca de 5 millones. El gobierno israelí desea que esos refugiados sean repatriados al Estado Palestino a crearse y los palestinos desean que la repatriación incluya también los lugares de Israel de donde provienen esos refugiados. El problema es muy dificil de resolver, pues modificaría el balance poblacional de Israel   y dejaría a los judios isrelies como minoria. Otro problema basico es el del agua. El aquifero más importante de la región se encuentra en lo que sería el futuro Estado Palestino. Hoy en día hay un uso despropociondo de ese aquifero en beneficio de las colonias judias, pero evidentemente, eso debe ser corregido. Otro problema es el de la desmilitarizacion de dicho Estado. Israel desea mantener fuerzas en el valle el Jordán, en el límite con Jordania, para prevenir una eventual invasión irania o iraquí a través de Jordania. Los palestinos desean que su futuro país sea completamente desmilitarizado, salvo un fuerza de policía y se niegan a la presencia e soldaos israelies o de otra nacionalidad en su territorio y finalmente, el problema de Jerualen, tal vez el mas dificil de todos ellos. 

El recuerdo ritualizado de Jerusalén ha sido un elemento muy importante en la continuidad de la existencia judia como minorias dispersas, a lo largo de dos mil años, pero Jerusalén ha tenido su propia existencia concreta a lo largo de este tiempo y se ha tranformado en un centro de impotancia capital no solo para el judaismo, sino tambien para el cristianismo y el islamismo y tiene en este momento una minoria arabe, especialmente musulmana, que llega a un 20% de una poblacion de 700.000. 

Para un sector nacionalista religioso de los judios, la reunificacion de la ciudad como consecuencia de la guerra de los seis días es un hecho de carácter mesiánico que culminara con la ocupación judía de la totalidad de la Tierra de Israel y con la reedificacion del templo de Salomón en la ciudad vieja de Jerusalén, lográndose así lo que ellos llaman, la Jerusalén construida, Ierushalim habnuiah, en un sentido religioso  místico. Para esta corriente religiosa, que está ampliamente representada entre los colonos y que tiene un partido político,  Ha Bait Hhayehudit, La Casa Judía, que tiene representantes en el gobierno, toda renuncia a partes de la Tierra concedida por Dios a Israel segun la Biblia, es no solo un eventual error politico, sino un sacrilegio que interrumpiría el proceso de redención mesiánica. Se da asi el caso, difícil de concebir, de que al mismo tiempo que Netanyahu anuncia su disposición para una solución negociada sobre la base de dos Estados, haya miembros de su gobierno que proclaman abiertamente que no habrá jamás un Estado Palestino. Vale decir que Netanyahu, cuyas intenciones más recónditas con respecto a la paz no conocemos, tiene el peso, o tal vez la alianza, de sectores comtrarios a la paz, de su gobierno y de su propio partido, el Likud, cuya bancada parlamentaria ha sido copada por elementos de extrema derecha. 

Por el lado Palestino tambien hay obstaculos muy importantes. Comencemos por el hecho de que la palestina árabe esta partida en dos: La Margen Occidental del Jordán dominada políticamente por el Fatah y la Franja de Gaza, gobernad por el Hamas .El Hamas tiene la ideología de los hermanos musulmanes, segun la cual, todo territorio que alguna vez haya sido dominado por el Islam es considerado sacro, WAKAF, y no puede ser negociado. Teóricamente, judíos  y cristianos pueden vivir en ese terrtiorio pero bajo el dominio politico del Islam. La existencia dentro de ese terriorio de un pais dominado por judios, es vista como una aberración con la cual no puede haber paz, sino a lo sumo, una tregua de diez años de duración, de modo que Israel esta negociando con una mitad de Palestina, en principio dispuesa a reconocer su exisencia como estado de todos sus ciudadanos, pero no como un estado especificamente judío y la ciudad vieja de Jerusalén, a la cual llaman el Kuds, La Santa, y es la tercera ciudad en importancia religiosa para el Islam, debe estar en manos palestinas. 

Vemos pues una maraña de dificultades en el camino de la paz.

Pese a eso, no debemos abandonar la esperanza, pues además de los factores internacionales a los cuales me he referido, que presionan por la paz por sus proios intereses, hay sectores muy imporantes en Israel y entre los palestinos que también entienden la importacia capital de ese proceso y hay partidos de la oposicion parlamentaria israelí como el partido Avoda, centro izquierda y el parido Merets, izquierda, que se han manifestado dispuestos a apoyar a Netanyahu desde fuera del gobieno, para que pueda seguir el camino de la paz, si es que realmente lo desea. 

Muchos israelíes comprenden que al aislamiento internacional creciente de Israel lo pone en peligro y aumenta su dependencia unilateral de los Estados Unidos. También comprenden que la continuación de la política de seguir ocupando territorios palestinos con coloias judias, llevara tarde o tamprano a la formación de un estado único inextricable. La solucion de un estado único judeo arabe, ha sido barajada en distintos momentos del desarrollo de Israel, pero en el estado actual de hostilidad entre ambos pueblos podría llevar a una situación como la que hemos visto en Bosnia, entre bosnios musulmanes y serbios cristianos. No es una solución posible en lo inmediato

*Jose Alberto Itzigsohn, psicoterapeuta, ex director de la carrera de psicología de la UBA. Reside en Jerusalén, Israel, desde hace décadas

 

Deja un comentario