Octubre: Elecciones en Brasil

Compartir:

Amado Heller*

Para apreciar la importancia de las próximas elecciones en Brasil tal vez sea necesario salir por un momento de ese país y observar la situación latinoamericana, donde varios gobiernos, en distintos grados, intentan clausurar la era neoliberal y sus nefastas consecuencias.


Para apreciar la importancia de las próximas elecciones en Brasil tal vez sea necesario salir por un momento de ese país y observar la situación latinoamericana, donde varios gobiernos, en distintos grados, intentan clausurar la era neoliberal y sus nefastas consecuencias.
Bachelet en Chile, Kirchner en Argentina, Tabaré Vazquez en Uruguay, Lula en Brasil, Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia, y por supuesto Fidel en Cuba.
Todos ellos, enfrentando complicaciones internas y contradicciones de intereses entre nuestros países que a veces vienen de muy lejos, han configurado un nuevo panorama latinoamericano en el que, pese a todo, están avanzando políticas nacionales y de coordinación latinoamericana, democráticas, de centro izquierda o izquierda.
Sin embargo este juicio no es compartido por muchos que quieren una América latina distinta, y que imaginan que puede haber procesos de cambio lineales y sin contradicciones.
No hay en la historia ejemplos que confirmen esa manera simplista de razonar .
Otras reflexiones críticas, tal vez no tienen en cuenta que la lucha por llevar a la práctica un proyecto no se realiza en un espacio social neutral sino en pugna con otros proyectos (y en un marco generalmente desfavorable), en este caso por citar el más importante, el proyecto de los grandes grupos económicos internos e internacionales; y que el resultado tiene que ver con las correlaciones de fuerzas que hay entre los distintos actores sociales y en el seno de cada una de las fuerzas que luchan,  y a veces con factores externos a esos procesos.
Ningún proyecto tiene el resultado garantizado de antemano, al margen de las viscicitudes de la lucha.
Creo que si nuestro enfoque acepta esa complejidad de la vida real, sin exagerar se puede afirmar que Latinoamérica comienza a dejar de ser en el panorama del  mundo el patio trasero de los EEUU.

            Quedan para lo que resta del año elecciones en Colombia (mayo),México (julio), Ecuador (octubre),
Nicaragua, (noviembre) y por supuesto Brasil (octubre), Venezuela, (diciembre).
En todas ellas los resultados incidirán para que esta tendencia se profundice o no.
Pero sin lugar a dudas hay dos elecciones que son decisivas por el peso objetivo económico y político que tienen los países donde se realizan:Venezuela y Brasil.
Aquí consideraremos las elecciones en Brasil recordando que ese país es el más grande de Sudamérica y uno de los más extensos del mundo, que tiene la economía más desarrollada del continente, que sus 15.000 km de frontera limitan con todos los países sudamericanos menos  Chile y Ecuador. Recordaremos también que el partido base del gobierno es el PT, un gran partido popular de izquierda.
¿Qué se elige en Brasil? En octubre los brasileros elegirán los gobernadores de los estados, el Presidente de la República, y el vice; 1/3 del Senado, toda la Cámara de Diputados (federal) y todas las asambleas legislativas (estaduales).
Una cosa que llama la atención es la ferocidad con que se desarrolla el proceso político y electoral.
Observemos qué dice sobre el tema un artista muy conocido en su país y en el nuestro, que no es miembro del PT.
El Portal del PT del 8/5/2006,  publica que el cantor y compositor Chico Buarque de Holanda reafirmó en varias entrevistas de lanzamiento de su nuevo CD, Carioca, que su voto será para el Pte Luis Ignacio Lula da Silva. En la revista Carta Capital se mostró sorprendido por el nivel de los ataques al Pte de la República. “Los opositores se baten contra él, de una manera brutal. Hay insultos a la figura del Presidente de la República como yo no vi nunca anteriormente, ni siquiera cuando fue lo de Collor” sostiene. “O sea personas que nunca aceptaron muy bién la elección de un operario metalúrgico y ahora   vuelven con toda la furia” afirma Chico Buarque.
En realidad, la actitud extremadamente agresiva de la oposición, encabezada por el Partido del Frente Liberal (PFL) y el PSDB del ex Pte Cardoso, viene desde lejos. Una intensa campaña de denuncias viene siendo realizada desde hace un largo período contra Lula y los principales dirigentes del PT.
Digamos de paso que el iniciador de las denuncias, diputado Roberto Jefferson, fue destituido de su diputación e inhabilitado por 10 años por presentar acusaciones que no pudieron ser comprobados.
Las denuncias, promocionadas por los principales medios, no han podido ser probadas en los casos de Lula, Dirceu, Genoino y otros, pero obligaron al partido gobernante a ceder posiciones y desplazar a algunos dirigentes de sus funciones.
En otros dos casos, los del tesorero y el secretario del partido, en que sí se comprobaron responsabilidades,  ellos fueron separados de sus cargos y se cancelaron sus afiliaciones
No descarto que los hechos recientes de violencia por parte de narcotraficantes en San Pablo estén combinados con sectores de la oposición de derecha que están dispuestos a todo para recuperar el gobierno de Brasil y evitar un segundo mandato presidencial de Lula, quien más allá de sus insuficiencias ha producido cambios importantes en el país.
Es necesario apreciar lo que está en juego. La continuidad en el gobierno de Lula y su partido, significa profundizar los cambios en el país a favor de los sectores populares y debilitar las posiciones de los grandes grupos económicos concentrados, que hoy manejan un porcentaje elevado de la economía brasileña. Significa fortalecer el proceso positivo que trabajosamente se está produciendo en América latina y fortalecer todas las iniciativas como el MERCOSUR, el plan energético, y otras.
No es exagerado decir que el destino de América latina para el próximo período se juega en buena parte en las elecciones brasileñas.

Emir Sader, un eminente intelectual brasileño y latinoamericano, señaló en un debate publicado en el portal del PT el 31/3/2006 “El destino de  América latina, de alguna manera, está siendo jugado en Brasil. El retorno de la dupla PSDB/PFL (al gobierno federal ) significa tener en Brasil un enclave bushista pro neo liberalismo que los EEUU no tienen hoy en el continente” “Tenemos que ganar la elección e impedir que Brasil se transforme en una quinta columna del poder norte-americano”. Y agregaba más adelante: “El capitalismo nunca fue tan fuerte como ahora, política e ideológicamente; la correlación de fuerzas  es  altamente desfavorable para la izquierda; y los EEUU continúan siendo el eje económico del planeta. Pero aun hay esperanza, para los que creen que ‘otro mundo es posible’. Y ella reside en América latina, hoy el mayor centro  de resistencia al modelo neoliberal que se diseminó por el planeta.”

        El gobierno de Lula
   El gobierno de Lula ha sido sometido a críticas desde diversos sectores del campo popular, comenzando por  un sector importante del PT que le ha criticado no haber tomado medidas más profundas en el campo económico y  social.
       Detengámosnos un poco en la realidad. Desde que Lula asumió como Pte se han creado en Brasil 4.000.000 de empleos en blanco, registrados. Esa cifra corresponde a empleos en empresas privadas, sin contar el sector público, sin contar la agricultura familiar, los empleos municipales, el aparato del estado.
      Entrega de la tierra: Se ha entregado la tierra a 245.000 familias a las que se les ha suministrado crédito a bajo interés y ayuda técnica. Sin exagerar ese programa ha beneficiado a más de un millón de personas.
    Se ha prestado una gran ayuda a la agricultura familiar que está constituida en lo fundamental por campesinos pobres, los que en poco tiempo se han convertido en un sector signicativo de la producción de alimentos para la mesa familiar.
      En su discurso ante el Consejo Mundial de Iglesias (febrero Porto Alegre) Lula detalló que el Fondo Nacional de Educación Básica, recién aprobado por el Congreso legislativo, aportará 4.300 millones de reales (2.000 millones de dólares) para mejorar la enseñanza primaria y secundaria. Además el Programa Universidad para Todos, ya benefició a 204.000 estudiantes pobres de las periferias con becas que les permiten seguir estudiando, entre ellos más de 40.000 estudiantes negros y aproximadamente 7.000 aborígenes.
      Además se han creado 4 nuevas universidades, se han modernizado 6 más y se han creado 43 extensiones de las universidades en distintos lugares del país.
      Mediante el programa de atención odontológica Brasil Sonríe se presta atención a 63.000.000 de personas
Pero el gran programa contra la pobreza,  es la llamada Beca-familia que, aseguró Lula, ya alcanzó 8,7 millones de familias pobres en todo el país. Se trata de una ayuda financiera de 15 a 95 reales mensuales (7 a 44 dólares), que varía según la cantidad de hijos en la escuela.

    Brasil ha logrado el autoabastecimiento petrolero y desarrolla un plan para crear energias alternativas, solar, biodiesel, eólica, de biomasa.
    Lula dijo en el reciente 13 Encuentro del PT que en el futuro los brasileños no van a hacer prospección para buscar petróleo sino que van a sembrar petróleo.
  Tienen además en marcha un plan de prospección de gas en la zona de Santos con el que espera resolver gran parte de su déficit en esa materia.
    Brasil ha modificado radicalmente su política internacional despegándose de la de EEUU y ha contribuido a la formación de un bloque de países que intenta aplicar políticas que favorezcan los intereses nacionales.
   Cuestiones de espacio no me permiten extenderme en el detalle de las medidas gubernamentales que abarcan toda la vida social, política, económica, cultural, etc., pero sí me permiten decir que comparto totalmente la idea de que la reelección de Lula y el fortalecimiento de las posiciones del PT en todos los niveles institucionales interesa a todos los luchadores de nuestra América latina.
      

*Amado Héller, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Deja un comentario