NIETO RECUPERADO 130: Javier Matías Darroux Mijalchuk. Dónde está nuestra identidad?…

Compartir:

Tantas preguntas nos hacemos a lo largo de la vida que tienen que ver con nuestra existencia. Y tantos interrogantes nos hacemos sobre el fin de nuestra existencia. Desde los filósofos más antiguos, sabemos que se han preguntado sobre esta temática y aún hoy no encontramos una respuesta que nos satisfaga.

A ese lugar en el espacio es donde los genocidas de la dictadura que padecimos en los años 70, echaron tempranamente a 30.000 personas que hoy están desaparecidas y por más que nos esforcemos por saber de ellos, pareciera que los poderes gubernamentales, se han complotado para no dar ningún tipo de respuesta.

Hoy celebramos la recuperación de la identidad de un nieto recuperado debido a la lucha incansable que desempeña la institución Abuelas de Plaza de Mayo. Celebramos este acontecimiento, ya que una nueva identidad en la sociedad, representa una verdad que sale a la luz y deja de quedar en el lugar de la ignorancia, de la negación.

En esta semana, las Abuelas de Plaza de Mayo, presentaron al nieto recuperado 130. Se trata de Javier Matías Darroux Mijalchuk. Este joven de 43 años recuperó su identidad por parte de Abuelas de Plaza de Mayo, que constató que sus padres fueron desaparecidos durante la última dictadura militar en diciembre de 1977. Hijo de Helena Mijalchuk y de Juan Manuel Darroux.

“Decidí tomar la iniciativa de buscar a mi familia biológica, dado que pensé que no podía ser tan egoísta, ya que podía ser posible que del otro lado alguien pudiera estar buscándome”.

Manifestó que con 20 años puede una persona no ser consciente de la importancia que torna tal decisión. Pero a los 30 años, uno debe reaccionar para incluirse en una situación inconclusa de dolor, una angustia que hace 42, 43 años puede haber alguien que te está buscando. Es una cuestión de respeto, hay que hacerlo, y acercarse. Y así comprobó que el tío estaba buscándolo.

Pudo reconocer que fue criado con gente buena, situación similar que sucedió en otros casos de nietos recuperados.

Su deseo actual, está puesto en obtener algún dato sobre el destino de sus padres. Según las Abuelas, hasta el momento no se ha obtenido información alguna que ayude a conocer el destino de los mismos, en las investigaciones realizadas por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad y Unidad Fiscal Especializada para Casos de Apropiación de Niños.

Javier Matías en la sede de las Abuelas, agradeció a su tío Roberto, que nunca dejó de buscarlo y que no cambió su teléfono desde entonces para favorecer un eventual encuentro. La intención de Javier Matías es proseguir en la búsqueda de su hermano o hermana, ya que su Mamá al momento de su desaparición estaba embarazada de 2 meses.

Al momento de la desaparición, su padre trabajaba en la Universidad de Morón donde conoció a Helena que estudiaba para Contadora en ese ámbito. La familia del papá era de San Antonio de Areco. Se mudaron a Buenos Aires. Helena se recibió en diciembre 76, y en agosto del 77 nació Javier Matías.

Al momento del secuestro la familia vivía en Buenos Aires. Desapareció primero el papá y ella trató de buscarlo. Fue a una cita acordada, y en ese momento la secuestran a ella teniendo que dejar a su bebé en la intersección de Ramallo y Grecia, el 27 de diciembre de 1977, donde lo encuentran quienes después lo crían. Javier Matías siempre supo que quienes lo criaron no eran sus padres biológicos.

La organización Hijos celebró esta restitución de la identidad recibiendo a Javier Matías, manifestándole: “Bienvenido Hermano a este encuentro con la verdad y los abrazos”.

Luego de la divulgación de la noticia se realizó el reclamo por la apertura de los archivos de la dictadura, que podrían facilitar la recuperación de más nietos si el Poder Ejecutivo tomara esa decisión.

Ya que sabemos que no encontraremos a los desaparecidos con vida, sí seguimos en la lucha de conocer el paradero de los mismos en esta búsqueda de la Memoria, la Verdad y la Justicia. Por lo que bregamos todas las organizaciones de Derechos Humanos. Y en estos nuevos aires que sentimos que pueden surgir, deseamos que estos temas se sigan profundizando y podamos avanzar en esta lucha cotidiana. 

14 de junio de 2019

Monserrat Olivera

Deja un comentario