La Pobreza Estructural en la Argentina en 2019

Compartir:

El INDEC acaba de confirmar que en el primer semestre de 2019 la pobreza llegó al 35,4%, como consecuencia de los planes de ajuste implementados por el FMI y el gobierno de Macri. Estos 4 millones de nuevos pobres en un año, son la expresión del fracaso del modelo político del macrismo. Pero la pobreza estructural, hace tres décadas que no desciende del 20%, salvo en 2011.

A poco más de un año de la llegada del FMI a la escena nacional el INDEC confirmó que la pobreza trepó un 8,1 interanual, marcando un récord en 17 años. Además el 52,6% de los niños y niñas menores de 14 años son pobres en la Argentina. Y la indigencia llegó al 7,7%. El organismo sostuvo que el ingreso total familiar del hogar pobre fue de $ 18.437, siendo la Canasta Básica Alimentaria promedio del hogar pobre $ 30.379. La diferencia entre los ingresos y el poder de consumo de bienes básicos, da como resultado la brecha monetaria promedio de los hogares pobres, que fue de $ 11.942. Esta pobreza por ingreso afecta con dureza a sectores del conurbano bonaerense donde aumentó del 31,9% al 39,8% afectando a 4.864.475 personas.

Estas cifras oficiales del INDEC confirman lo sostenido por OXFAM: “La pobreza es una epidemia que afecta a millones de personas en nuestro planeta. En el mundo, 1.400 millones de personas sufren pobreza extrema y casi 900 millones sufren hambre, no tienen acceso al agua potable  y a otros servicios básicos como la salud y la educación”.

En la Argentina, las relaciones capitalistas de producción necesitan un piso de pobreza importante. Este debe actuar como disciplinador social en los períodos de crisis y a su vez regular el nivel de los salarios. La precarización y los cambios en el mercado laboral desde mediados de los setenta, se profundizaron en pleno auge neoliberal bajo el menemismo y fueron sentando las bases de esta realidad que afecta a millones de personas y amenaza el futuro de la juventud.

Es de esperar además que los resultados del segundo semestre de este año, en donde impactarán los efectos de la devaluación luego de las PASO, con una importante suba de la inflación, siga la misma tendencia alcista. En este sentido Agustín Salvia, director del Observatorio de Deuda Social de la UCA, declaró que 2019 terminará con una pobreza de alrededor del 38%.

Terminar con la pobreza no será tarea fácil, pero es imprescindible tomar medidas urgentes que partiendo de la redistribución progresiva de los ingresos permita ir superando los graves problemas alimenticios, de vivienda y de sanidad que asolan a los sectores de menores recursos de la Argentina.

Deja un comentario