Frente Barrial 19 de Diciembre. Agrupación Martín Fierro.

Compartir:

Dossier: Movimientos Sociales (2 de 3).

Respuesta de la dirección de la organización a un cuestionario de Tesis 11.

El Frente Barrial 19 de Diciembre se define como
una organización territorial que lucha por un
nuevo proyecto de país que resuelva para siempre
las diferencias sociales a favor del pueblo.

¿Cómo incidieron en su movimiento los eventos de
Diciembre del 2001, las consecuencias de la crisis del
modelo de los 90 y la salida de la convertibilidad?

El levantamiento popular del 19 y 20 de diciembre
de 2001 significó un hito en la lucha popular.
Esas jornadas heroicas demostraron en toda su
magnitud el poder que tiene el pueblo cuando se
lanza a la calle a luchar contra la miseria, la explotación
y la indignidad que quieren imponer las clases
dominantes.
Sin dudas el triunfo popular de esas jornadas
se expresó en la caída de Cavallo y el gobierno de
De la Rua. Este escarmiento a la clase política cómplice
de los grupos económicos y del imperialismo
expuso sin medias tintas la crisis económica, social y
de representación política que transitaba Argentina.
Crisis que se prolonga hasta la actualidad.
Sin embargo, sin dejar de valorar debidamente
la riqueza de esa experiencia de lucha, lo cierto es
que las jornadas de diciembre de 2001 también evidenciaron
las debilidades del campo popular.
Nos referimos a que pese a la importante resistencia
que habíamos desarrollado durante la década
menemista enfrentando cada una de las políticas
de entrega y exclusión, estas jornadas históricas
nos hallaron sin contar con una herramienta política
capaz de transformarse en una opción de poder que
pudiera conducir, profundizar ese proceso y darle
una salida popular a la crisis.
La ausencia de esa herramienta provocó que
aún con serios condicionamientos y con varios intentos
fallidos fueran las clases dominantes las que impusieran
la salida.
No podemos dejar de analizar que la crisis de
diciembre de 2001 no sólo se produjo por la lucha
popular, también fueron factores importantes el
propio agotamiento del modelo neoliberal y las contradicciones
existentes en el bloque dominante.
Estas contradicciones determinaron el fin de
la convertibilidad y la consecuente devaluación. Esto
produjo una reformulación del modo de acumulación
capitalista en Argentina, algunos sectores dominantes
se beneficiaron, otros se perjudicaron, pero el
pueblo estuvo marginado de esa discusión y finalmente
las variaciones no afectaron la concentración
de la riqueza y en consecuencia no modificaron la
situación de injusticia social.

¿Qué caracterización hacen del gobierno Kirchner y
cómo influye en los objetivos estratégicos y en las
tácticas de su movimiento?

Ha quedado fuera de toda duda que estamos
ante un gobierno de corte propio, esto es: posee todas
las características de autonomía y depende de sí
mismo. Esto no implica que se mantenga en un poder
basado en la propia construcción ya que aún
pende la debilidad que acompañó la asunción y que
por lo tanto sigue necesitando de una red de alianzas
en el seno del P.J. (duhaldista y menemista) para
mantenerse e impulsar los aspectos más salientes del
proyecto que encarna . Pero sin embargo la cuestión
que hoy lleva infinidades de discusiones entre las
agrupaciones y en el interior de cada una está limitada
ahora a determinar si hay que ser apoyo u oposición
al gobierno, o si hay que mantenerse expectante
hasta determinar con perfección y seguridad absoluta
el definitivo camino del oficialismo para recién
ahí hacer lo que corresponda en cada caso.
Que se ha configurado un camino distinto al
del liberalismo menemista es indiscutible, también es
indiscutible que en el peronismo ( oficialismo y
«oposición») se advierte la presencia compacta de
componentes que fueron pilares en la construcción y
ejecución de los proyectos de entrega,
extranjerización y miseria, lo que también se observa
a las claras en las fuerzas con las que el gobierno
debe negociar permanentemente, tanto en el parlamento
como en las gobernaciones de las provincias.
Tampoco se advierte proyecto, ni voluntad de construcción
propia en ese espacio de «compañeros» que
están en el gobierno, léase aquellos que vienen de la
experiencia de los 70, espacio que carece por completo
de lucha reciente en la resistencia al
menemismo y al aliancismo entreguista ya que mu-chísimos de ellos fueron funcionarios de esos regímenes.
Consideramos que frente a esta caracterización
es erróneo tanto el seguidismo acrítico que propone
un sector de la militancia popular, ya que conduce
a la pérdida de la autonomía política, y por lo
tanto a la capacidad de enfrentar las medidas
antinacionales y antipopulares que pretendan
implementarse y por otro lado también es errada la
oposición sistemática que no comprende la nueva
realidad nacional y conduce al aislamiento.
Proponemos la construcción de un espacio diferente,
que impulse la unidad popular por sobre las
diferencias de coyuntura, que tenga absoluta autonomía
política y sea capaz de enfrentar las medidas
que conspiren contra los intereses nacionales y populares,
pero que también sea capaz de jugar en las
contradicciones, aún cuando sean discursivas, que
puedan plantearse entre sectores del gobierno y el
enemigo estratégico. Un espacio con profunda decisión
antiimperialista y antineoliberal.

¿Es posible el logro de objetivos importantes desde
el interés popular en nuestro país con la actual relación
de fuerzas? ¿Qué posición tienen sobre la posible
construcción de una alternativa desde el campo
popular y cuáles serían las vías y métodos para ello?

Consideramos que hoy la correlación de fuerzas
es desfavorable para el campo del pueblo. Hasta
tanto no se revierta esa correlación no saldremos de
la situación de defensiva. Hoy es el enemigo estratégico
(imperialismo y grandes grupos económicos) el
que sigue controlando los principales resortes políticos
y económicos del país. El campo popular sigue
dividido y sin organizaciones sólidas que lo expresen.
Sostenemos que la única forma de revertir esa
correlación de fuerzas es, más allá del posicionamiento
de coyuntura que cada fuerza tenga frente al
gobierno, construir un Frente de Liberación Nacional
y Social donde se articulen el conjunto de sectores
agredidos por el enemigo, y que posea en su interior
un núcleo patriótico y revolucionario capaz de conducir
o al menos incidir en los destinos de ese espacio.
Sin dudas la construcción de esta herramienta
estratégica es una tarea que demandará mucho esfuerzo
y tiempo. Sin embargo, siendo consecuentes
en la lucha, impulsando permanentemente instancias
de unidad y aportando al debate de ideas sobre la
realidad que nos toca transformar, estaremos haciendo
un aporte en esa dirección.

FRENTE BARRIAL 19 DE DICIEMBRE
AGRUPACIÓN MARTÍN FIERRO.

Deja un comentario