Entre julio y agosto

Compartir:

Horacio Ramos*

Memoria: Amia, la noche de los bastones largos y Trelew.

AMIA(18 de julio de 1994).- En pleno invierno en la Argentina, cuando las hienas volvieron a salir de sus aguantaderos; en efecto, ese día trágico, el paisaje de la calle Pasteur en Buenos Aires se pobló de sangre, fuego y muerte. La verdad de lo ocurrido, doce años después, permanece envuelta en una densa bruma y hay signos de preguntas en los rostros azorados de los argentinos. La decisión política debe ir a fondo, porque será la única manera de revelarnos el origen de aquella cruel jornada que continúa, todavía, avergonzando a cada uno de los habitantes de esta tierra.

 

La noche de los bastones largos(29 de julio de 1966).- Ante las renuncias de los profesionales y la creciente oposición del mundo universitario, esta noche de un frío intenso en el invierno de Buenos Aires, la dictadura de Juan Carlos Onganía penetró en el ámbito de la UBA a través de policías armados, conducidos por el jefe de la repartición, general Mario Fonseca. Los incidentes más graves se registraron en las Facultades de Filosofía y Letras, Arquitectura y Ciencias Exactas y Naturales, donde los uniformados dispararon gases y forzaron a retirarse de los edificios a los “palazos”, mientras gritaban: “zurdos podridos”, “judíos de mierda”. Las consecuencias fueron profesores y estudiantes heridos y más de 500 detenidos. Así se paralizó un proyecto nacional educativo que había modernizado las estructuras curriculares, renovado el plantel de profesores y diseñado nuevas carreras.

 

Trelew(22 de agosto de 1972).- En esa gélida madrugada patagónica, el gobierno del dictador Alejandro Agustín Lanusse, materializó en la base aeronaval Almirante Zar-por medio de la mano asesina del oscuro capitán de corbeta Luis Emilio Sosa-, la matanza que sería la génesis del Terrorismo de Estado. Luego de interminables ráfagas de ametralladora, diecinueve detenidos políticos, indefensos, fueron el horrendo prólogo de la desaparición posterior de treinta mil  compañeros. Así, las víctimas de lo que se llamó la “Masacre de Trelew”, fueron los primeros asesinados por la violencia institucionalizada en nuestro país.

*Horacio Ramos, periodista, escritor, miembro del Consejo de Redacción de Tesis 11.

Deja un comentario