Elecciones en Italia.

Compartir:

Horacio Ramos*

Berlusconi, siamo fuori…

Nadie tiene porque asombrarse, pero la coalición derechista del patrón de los medios (no olvidemos que es propietario de los tres principales canales de televisión), Il Cavalieri Silvio Berlusconi, fue vencida por la centro-izquierda que conduce el ahora Primer Ministro, Romano Prodi. ¿Qué había ocurrido? En los últimos cuatro años, el ingreso de la población creció sólo 0,3 por ciento (la menor de Europa); los salarios son los más bajos de la Unión Europea, después de Portugal y Grecia y, por si fuera poco, en el bienio 2005-2006 la tierra del Dante tuvo un crecimiento cero. A pesar de que la diferencia de 25.000 votos, los jóvenes de “L’Unione” enarbolaban pancartas en las manifestaciones electorales que con la única frase “Via Berlusconi, sepultaban a los neo-fascistas y daban la bienvenida a Fausto Bertinotti como presidente de la Cámara de Diputados, el líder de Refundación Comunista.

Posteriormente, el júbilo prosiguió aún más, al conocerse que la asamblea de los 1009 senadores, diputados y representantes de las regiones, habían elegido por mayoría que, el nuevo Presidente de la República, fuera Giorgio Napolitano, el legendario militante del otrora poderoso Partido Comunista Italiano. Duros tiempos le aguardan a este gobierno frente a un país visiblemente dividido y una oposición que se obstina en no aceptar la derrota. Pero, por lo que se observa, otro gallo puede llegar a cantar en la antigua Roma.

 *Horacio Ramos, periodista, escritor, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.                                                                                                                          

Deja un comentario