Elecciones en Brasil.

Compartir:
(Latinoamérica)

Amado Heller*

El surgimiento de la candidatura de Marina Silva como candidata presidencial del Partido Socialista, con sus propuestas favorables a los grupos económicos más concentrados, ha aglutinado a la derecha tras su candidatura. Es de gran importancia para los sectores populares brasileros y de toda América Latina que Dilma Ruseff, candidata del PT, logre ganar esta crucial elección.

Hasta la primera quincena de agosto, la campaña electoral para la elección de la presidencia de la república, se desarrolló de acuerdo a lo que se esperaba.

El enfrentamiento principal estaba planteado entre el PT y el Partido Social Demócrata de Brasil que dirige el ex presidente Cardozo, con una distancia apreciable en las encuestas que favorecía a Dilma, quien prácticamente tenía asegurada su reelección.

La disputa estaba planteada entre los dos grandes partidos que han dirigido al país en los últimos 20 años o más, el PT y el PSDB, o sea, reproducía el escenario electoral de los últimos años.

En un tercer lugar y a distancia aparecía Eduardo Campos, candidato del Partido Socialista

La derecha económica y política apoyaba a Aecio Neves, candidato del PSDB del ex presidente Cardozo, quien se mostraba como el candidato que mejor representaba sus intereses.

Producido el accidente de aviación el 13 de agosto, en el que fallecieron Campos, candidato a presidente por el Partido Socialista y varios de sus compañeros, la situación cambió.

El Partido Socialista se vio obligado a elegir un nuevo candidato y luego de agudas discusiones entre las corrientes que actúan en esa organización, eligió a Marina Silva; y como candidato a Vice a un diputado socialista, Beto Albuquerque vinculado al agro negocio, que en Brasil representa a un sector económico poderoso.

Marina Silva fue miembro del PT y durante el gobierno de Lula ocupó el ministerio de medio ambiente. Tiene convicciones religiosas y es miembro de la iglesia Evangélica.

Se afilió al Partido Socialista hace muy poco, luego de intentar sin éxito conseguir las 500.000 firmas que exige la ley para constituir un partido político.

Además declaró que luego de las elecciones volvería a intentar a armar su propio partido.

Se pronunció por la independencia del Banco Central, por restringir y privatizar actividades de Petrobras, a favor de que esa empresa estatal no continúe con el trabajo para explotar el Presal, una de las reservas petroleras más importantes de petróleo del planeta, que le permitiría a Brasil lograr el total auto abastecimiento y a situarse entre los grandes productores de ese combustible en el mundo.

Por si fuera poco, Silva se pronunció en contra de la integración latinoamericana y por buscar otro camino por fuera del Mercosur.

No tiene posiciones claras sobre el matrimonio igualitario, el aborto y otros temas afines.

Claramente hizo suyo el programa neoliberal

Ante este panorama, el poder económico y la derecha política volcaron todo su apoyo a Marina y dejaron de apoyar a Aecio Neves. El partido que lo había elegido como candidato dejó de trabajar por su elección y volcó su apoyo a la candidata Marina Silva quien subió fuertemente en las encuestas hasta prácticamente alcanzar a la Candidata del PT.

Además recibió el apoyo explícito del club que agrupa a militares retirados de todas las fuerzas armadas que reivindican la dictadura que azotó a Brasil y defienden la ley de amnistía que impide juzgar a los uniformados que cometieron crímenes.

Están contra la comisión de la verdad que se formó a instancias del PT para investigar los crímenes cometidos durante la dictadura y por supuesto están en contra del gobierno que encabeza el PT.

¿Con que cuentan el PT y sus aliados para luchar por que Dilma continúe siendo la presidenta del Brasil?

Si bien los gobiernos del PT no han cambiado la estructura económica del país, modificando la estructura agraria y atacando el dominio que tienen en la industria y en los bancos los grupos económico financieros multinacionales, han tomado medidas y ejecutado programas sociales que han modificado la condiciones de vida de muchos millones de personas que vivían en condiciones de extrema pobreza.

Sin pretender hacer un balance menciono algunas:

  • creación de fuentes de trabajo en blanco para 20 millones de personas;
  • construcción de casi 3 millones de viviendas mediante el programa mi casa mi vida;
  • programa Bolsa de Familia que sacó de la pobreza extrema a 36 millones de personas;
  • aumento de las inversiones en educación en más de un 200% y establecimiento de cuotas obligatorias de ingreso de negros e indígenas en las universidades;
  • creación de nuevas universidades;
  • programa Más Médicos que significa el envío de médicos brasileños y extranjeros a aldeas y pueblos que no contaban con atención médica;
  • apoyo con créditos a la agricultura familiar que ha permitido que el 70 % de los alimentos que se consumen en la mesa familiar sean producidos por ese sector;
  • política exterior latinoamericanista e independiente de los EEUU;

En las elecciones del 5 de octubre compiten tres candidatas mujeres: Dilma Rousseff, Lucia Genro y Marina Silva.

Sin embargo eso no significa que hoy las mujeres tengan un lugar importante en las instituciones políticas de gobierno: pese a que son el 51 % de la población, son solo el 8% de las parlamentarias nacionales.

En las listas del PT se intenta corregir esto, estableciendo en la elección de candidatos, porcentajes obligatorios de mujeres y jóvenes.

¿Quiénes apoyan a la coalición que encabeza el PT?

Las 6 centrales sindicales que existen en Brasil han resuelto apoyar la candidatura de Dilma Rousseff.

Ocho partidos actúan aliados al PT para sostener la candidatura de Dilma. Ellos son: el Partido del Movimiento Democrático Brasilero (PMDB), del vice Michel Temer, el Partido Republicano Brasilero (PRB), el Partido de la República (PR), el Partido Republicano del Orden Social (PRB), el Partido DemocráticoTrabalhista (PDT), el Partido Social Democrático(PSD), el Partido Popular (PP) y el Partido Comunista de Brasil(PCdoB).

En los medios que van más allá de la propaganda, o que no trabajan para el poder, hay pocos comentarios sobre un posible resultado de las elecciones de octubre.

Para quien escribe estas líneas la candidatura de Marina Silva ha detenido su ascenso e incluso ha descendido 1 ó 2 puntos.

Dilma mantiene el apoyo de su electorado y ha tenido un leve ascenso.

Creo que habrá una lucha despiadada hasta las elecciones, y que la derecha recurrirá a toda clase de trampas, violencia y mentiras, como está haciendo en otros países, donde hay procesos similares o parecidos.

En ese proceso los medios de comunicación juegan como en otros partes, un papel muy activo a favor de la candidata de la derecha.

Sin embargo hay razonables posibilidades de que el PT y sus aliados ganen esta difícil batalla y su gobierno continúe cambiando el país.

Brasil es el país más grande y más poblado de América del Sur. Posee un importante desarrollo industrial.

La continuidad del proceso que encabeza el PT tiene una gran importancia para todos los que en distintos países luchamos por afirmar la democracia, la justicia social y por cambios profundos en América Latina.

*Amado Heller, miembro de la Comisión de América Latina y del Consejo Editorial de Tesis 11.

9 de septiembre del 2014

Deja un comentario