El próximo 26 de Septiembre, Venezuela acude a las urnas.

Compartir:

Roberto Papadopulos*

Sobre las elecciones parlamentarias en Venezuela, lo que está en juego, las alianzas y las propuestas.

Una vez más, el pueblo de Venezuela, tiene la oportunidad en las urnas de avalar o no las políticas de la Revolución Bolivariana. Esta vez la reno-vación de los 165 integrantes de la Asamblea Nacional,  máximo órgano de la Republica de  Venezuela es el escenario. También la elección, en esta oportunidad, de 12 Diputados al Parlamento Latinoamericano. Lograr una correlación de fuerzas favorable en este órgano de gobierno, es garantizar el curso del proceso político, y la continuidad de los reiterados mandatos populares expresados en las urnas, en el programa de la Constitución Bolivariana y en los cambios ya puestos en marcha. Significa confirmar el rumbo en la construcción de un camino al socialismo del siglo XXI.

En la etapa actual, de la mayoría de los cambios en curso en Suramérica,  el consenso político y los avances en la conciencia, la participación y organización popular, como también el sustento jurídico de la organización

estatal son parte de la batalla. Una Asamblea Nacional, o un parlamento con mayoría de la oposición- léase como ej la Argentina- traba el curso de los cambios. Por eso, en Venezuela, donde la derecha vinculada a los grandes grupos económicos y mediáticos más concentrados, hoy se prepara para dar la batalla,  también en el campo electoral, sin abandonar su política golpista y desestabilizadora, las próximas elecciones son una carta importante para asegurar los proyectos de la Revolución.

Tres grupos principales se presentan a la contienda electoral. Uno; la alianza del  (PSUV) Partido Socialista Unificado de Venezuela, el (PCV) Partido Comunista de Venezuela y el Movimiento Electoral del Pueblo. Dos; la coalición de partidos opositores nucleados en la (MUD) Mesa de Unidad compuesta por Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, AD, COPEI, Podemos, Nov. Voluntad Popular, La Causa R, MAS, Movimiento Republicano, Socialistas y Bolivarianos. Tres; (IPCN) Independientes por la Comunidad Nacional. Además existen otros grupos como; Patria para Todos y la Alianza para la Dignidad Democrática.

No poco valor tiene, también, la elección de los 12 Diputados al Parlamento Latinoamericano, estructura de integración de la Patria Grande, objetivo y meta a concretar en esta etapa.

De todas las fuerza, la Alianza entre el PSUV y el PCV, acumulan las mejores condiciones de triunfo y de conformar una Asamblea Nacional que sostenga los cambios ya producidos y de impulso a los necesarios para seguir avanzando y cerrar el camino a los planes a restauración.  La mayoría de las encuestas señalan un triunfo de las fuerzas bolivarianas; algunas llegan al 44%, a favor del PSUV y el PCV, 20% a la oposición, 6,4% de abstención y todavía persiste alrededor de un 27, 28% de indecisos.

El papel de gran despliegue puesto en marcha por la organización del PSUV y demás fuerzas populares es significativo. Hay en marcha una movilización y organización popular en la lucha pro difundir y ganar a cada votante y también contrarrestar la gran campaña de difamación de las conquistas de la Revolución Bolivariana de los medios de la derecha y de parte de la prensa internacional de Estados Unidos, Canadá y Alemania.

Cuales son los retos que se plantea llevar a cabo la Revolución Bolivariana en contraposición con los defendidos por la fuerzas de la oposición, nucleados en la MUD. El más importante es salir del esquema rententista petrolero y lograr poner en marcha la producción de los sectores: alimentario, eléctrico, siderúrgico y manufacturero.

Amparado en la Constitución Nacional y las leyes, el gobierno de Chávez califico a las áreas de; alimentos, construcción, bienes y servicios y petróleo como estratégicas. La formación de un área estatal, tras  la recuperación  y constitución de empresas como; Pdvsa, Sidor, Corpoelec, Corporación  Venezolana de Alimentos, sumado a  los avances logrados tras la puesta en marcha en el año 2001 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, que establece “guerra contra el latifundio” dispone financiamiento y soporte tecnológico. La posterior formación de  la red de distribución de alimentos Mercal, y posibilidad de poner alimentos subsidiados al alcance de todos los sectores sale al cruce de las actitudes de ciertos sectores que acaparan y especulan con los mismos. La puesta en marcha del plan nacional de soberanía alimentaría con más de 13 millones de beneficiados y 458.400 toneladas distribuidas, en su mayoría de producción de Corporación Venezolana Agraria y otro tanto de cooperativas.

Los avances en educación, sanidad, integración regional, a través de los proyectos desarrollados en el seno del ALBA, Unasur e importantes acuerdos de inversión en áreas estratégicas de Rusia y China marcan un rumbo. Hoy se destina al área social casi el 42% del Presupuesto Nacional uno de los más altos de América Latina.

Llevar adelante la puesta en marcha de la Ley de Comunas, constituye un gran desafió en la estructuración de un poder popular asentado en cada lugar, ampliando la democracia y la participación, eliminando el burocratismo y los resabios de corrupción que aun se anida en la vieja estructura de poder heredada.

Cuales son las propuestas de la oposición nucleados en la Mesa de Unidad Democrática.

Es llamativo que sus propuestas se traten solo de enunciados, sin explicación clara del significado de los mismos. Hablan de modificar la Ley de Tierras, de leyes sobre la propiedad privada o hacer modificaciones al tema social. Y enseguida surge el recuerdo del decreto dictado en 1996 que suprimía el (IVSS) Instituto Venezolano de Servicio Sociales, llegando a nombrar una comisión liquidadora. Su agenda sigue siendo de corte neoliberal, con políticas ajustadas al Fondo Monetario Internacional y con consecuencias ya vividas en Venezuela, durante los gobiernos de  Jaime Lusinchi, Andrés Pérez, Luis Herrera y Rafael Caldera. y en el resto de los países de América Latina. Este es el centro del debate, el contenido principal de la disputa. Triunfar es consolidar la Revolución Bolivariana y los cambios en América Latina.

*Roberto Papadopulos, periodista, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Deja un comentario