“El fallo contra Milagro está escrito desde que Morales asumió” – Horacio Verbtisky

Compartir:

Horacio Verbtisky es el periodista que más denunció en el plano nacional e internacional la persecución contra Milagro Sala. “Esto no fue un juicio, es una parodia”, dijo a este portal, y comparó la situación con Brasil: “La única manera de vencer a Lula era metiéndolo preso, con Milagro hicieron lo mismo, sin prueba alguna, porque con ella libre Morales no puede gobernar”. Cuestionó un Tribunal “armado a dedo por el gobernador” y aseguró que el fallo es un “escándalo internacional” que debería anularse si llega a la Corte Suprema.

Por Camilo Ratti

“Esto está escrito desde que Morales asumió. Es una ficción jurídica para sacar a Milagro de la política, porque con ella en libertad Morales no puede gobernar. Se lo advirtió el entonces senador radical, Ernesto Sanz, a Morales en 2009. Lo que habla de la importancia política de Milagro”, explica a este portal Horacio Verbitsky, el periodista que denunció a nivel nacional e internacional la persecución política-judicial contra la líder de la Tupac Amaru, condenada ayer a 13 años de prisión por asociación ilícita, extorsión y defraudación al Estado junto a otros integrantes de la organización.

Autor del libro “La Libertad no es un Milagro”, Verbitsky traza un paralelo entre lo que pasa en Jujuy con lo que ocurrió en Brasil el año pasado: “La oligarquía brasileña necesitaba meter preso a Lula para poder ganar las elecciones, y Morales necesita lo mismo con Milagro. No importa que se haga sin pruebas, solo con versiones o rumores”.

Como denunció la defensa de Milagro a lo largo de todo el proceso, el periodista resalta que el Tribunal Oral en lo Criminal 3 que condenó a la tupaquera se armó para este juicio: “La presidenta María Alejandra Tolaba fue bochada dos veces en el examen para ocupar el cargo que ahora subroga, por expreso pedido de Morales. Y las otras dos integrantes salieron en sexto y séptimo lugar, pero el gobernador en persona presionó a las juezas para que condenaran a Milagro porque sabía que las pruebas contra ella no eran contundentes. Incluso había malestar entre las juezas por esto”.

En su nota del domingo en el Cohete a la Luna, Verbitsky había anticipado una condena de 12 años contra Sala, “uno menos de lo que finalmente fue, para que no resultara tan obvio”, dijo.

Apriete y extorsión

El periodista recordó las presiones del gobierno provincial hacia la diputada provincial Mabel Balconte, que llegó a ese cargo como representante de la Tupac en las elecciones de 2015, y cuyo testimonio y el de los hijos fueron la base de la acusación contra los integrantes de esta organización en el juicio: “Balconte era una persona de íntima confianza de Milagro, que fue imputada para acusar a quien era su líder. Un día la subieron a un auto y le dijeron que si no acusaba a Milagro, sus hijos iban a ir presos, porque no tenían fueros como ella. La diputada primero intentó suicidarse, la salvaron en el hospital San Pedro y cuando se recompuso empezó a militar para Cambiemos, con Morales, a cambio de la libertad de sus hijos”.

Precisamente, el hijo de Balconte, Raúl Aguilera, fue el único de los acusados en el juicio para quien el Ministerio Público de Acusación había pedido la absolución. Aguilera había conseguido trabajo en la gobernación y este fin de semana fue detenido en Formosa por tenencia de cocaína, presuntamente para fines de comercialización. “Esto es un escándalo de proporciones internacionales”, resaltó Verbitsky a este portal.

Lo jurídico y lo político

Aunque la defensa técnica hecha por los abogados de Sala servirán para apelaciones ante jurisdicciones nacionales e internacionales, para el director del Cohete la suerte jurídica de Milagro depende en buena medida de lo que ocurra en el terreno electoral: “Si Morales y Macri son reelectos este año, hay menos posibilidades de que la apelación que harán los abogados de Sala llegue a la Corte Suprema”.

Si no fuera así, Verbitsky no duda de que el Máximo Tribunal debería dejarla en libertad de manera inmediata: “Si en la Corte se ponen los pantalones, basta que revisen el fallo para anularlo en el acto. En Jujuy no hubo juicio, sino una parodia”.

Deja un comentario