El enemigo principal y el momento táctico-estratégico actual en nuestro país.

Compartir:

FRANCISCO BERDICHEVSKY * El Enemigo Principal y el momento táctico-estratégico actual en nuestro país Ante las elecciones, el autor pone el acento en la caracterización del enemigo principal y en las técnicas psicológicas que emplea a través de los medios de comunicación.

La categoría del «Enemigo Principal», gozó en un tiempo de una presencia principal en el campo de las fuerzas avanzadas. La caracterización del mismo era y es la base de las coincidencias o confrontaciones frente a lo que se entendía como Enemigo Principal. Hoy muestra su vigencia decisiva, sea para el avance de los pueblos, sea para el retorno a la hegemonía de los poderes retrógrados según quién triunfe en torno a dichas confrontaciones.

Según su grado de violencia y gravedad, la caracterización del Enemigo Principal reconoce varios niveles: I, En el plano más abarcativo, el Enemigo Principal de los pueblos es el sistema capitalista, en su fase actual globalizada, imperial e imperialista, con su Modelo «Seudoneoliberal» encarnado por el MacroPoder de las grandes corporaciones, verdadero Estado Mundial con conexiones locales, y con la hegemonía hoy sólo militar de los EEUU. Actualmente el Modelo estalló en una crisis global que irradia desde ese país hacia el resto del mundo, con ciertas diferencias favorables en el caso argentino, que los medios diluyen.

Se agrava su acción deletérea contra el bienestar y el avance de los pueblos, y contra la existencia del planeta. II, Diferencias según la agresividad: Incluso dentro del nivel citado, no es lo mismo si ese capitalismo recurre o no como herramienta principal a la agresión como violencia armada, Terrorista de Estado, contra los pueblos, genocida e invasora de modo directo o indirecto en cada país. Esta ha sido su tendencia hegemónica, como en el caso de América Latina bajo los Golpes de Estado Genocidas cívico-militares, como el sufrido en nuestro país(1976-83) y en otros del continente, bajo el Plan Cóndor coordinado por los EEUU con la gerencia de H. Kissinger (La fuerza militar actuó al servicio del Poder Económico y no a la inversa, jerarquización engañosa de la TP 1 mediática).

Lo mismo vale para las invasiones genocidas a Kosovo, Afganistán, Irak y a otros países, que hoy prosigue y da lugar a regímenes neocoloniales. No puedo analizar aún la balanza de los pasos en uno u otro sentido por parte de B. Obama hoy en su fase inicial. Muestra actitudes contradictorias: replanteo positivo de ciertos aspectos en la relación con la República Socialista de Cuba- la readmisión de Cuba en la OEA fue unánime, es decir con el acuerdo de los EEUU-, junto con la declaración de Cuba como «terrorista»; rechazo de las torturas y tormentos, pero mantenimiento de la cárcel de Guantánamo, y nuevos oleajes invasores al Afganistán. III, El Enemigo principal en el plano actual de América Latina: los niveles de gravedad como violencia armada desde el Enemigo Principal son variados: por un lado, intentos golpistas armados contra el Presidente Venezolano H.Chávez, con participación protagónica de los EEUU y de las TP de la «Violencia Televisiva» .

Pero predominan, como en el caso de nuestro país, otras formas de Violencia grave desde el Enemigo Principal: por un lado la apelación a diversas formas de violencia física y política grave pero no armada ( ¿Por ahora?…-), con TP «Neogolpistas y «Destituyentes»- cabal diagnóstico de Carta Abierta de la Intelectualidad Argentina- que se enlazan con el recurso central a las TP de «Alienación Subjetiva» como «Violencia Autoritaria Mediática sobre las Mentes». Se trata de otros instrumentos para los mismos objetivos. En mi opinión, el Enemigo Principal en nuestro país es el encarnado por un núcleo hiperconcentrado de poder reaccionario:

1), El Empresariado Agrario adverso al interés del conjunto nacional y por lo tanto Enemigo Principal de todo gobierno con rasgos de Estado-Nación, denominado «campo» por los medios, TP de «Falsa Identificación Masiva»: este sector de poder político retrógrado bajo apariencias gremiales, encarnado por la Mesa de Enlace, equivaldría a «todo el campo». Hoy también está integrado por una FAA reconvertida al empresariado agrario. Pretenden gozar de los beneficios que les proporciona su rentabilidad para exportar sin retenciones, a costa de la redistribución del ingreso por la vía de todas las formas de aliento al trabajo, al salario, al poder adquisitivo y al bienestar general de la población, es decir, contra un Gobierno que con medidas propias de un Estado-Nación, pueda adoptar medidas que permitan derivar una parte de esa renta, de esos beneficios, al conjunto popular.

Estamos ante un intento raigal de Restauración Conservadora 2), La íntima asociación de este sector con fragmentos partidarios conservadores y oportunistas de la Derecha Política Vieja y Nueva, integrantes a título pleno del Enemigo Principal. Ambos tratan de imponer sus objetivos al conjunto popular como todo Golpe de Estado: Un núcleo de poder antipopular se impone al conjunto del pueblo, obrando contra sus intereses. Pero esa esencia permanente aparece de manera manifiesta engañosa, recurriendo a nuevas formas. Por un lado, modos a menudo graves de violencia física y contra el orden constitucional: toma de una franja de poder-TP como «Paro», semejanza sólo externa con modalidades de protesta de los trabajadores-, y «Exaltación Mediática Asimétrica» en favor del «Neogolpismo», con cortes de ruta como control de la circulación, amenazas de desabastecimiento alimentario y sabotajes a transportes vinculados con la salud, autoasunción como Aduana Interna concreta, agresiones físicas contra dirigentes del oficialismo o afines a su propuesta, rechazadas de manera hipócrita y casi justificatoria por la Mesa de Enlace y por sus asociados de la Derecha Política.

Pero en lugar del recurso a la violencia armada directa, dadas las condiciones actuales, predomina la manipulación mediática de las mentes como «Alienación Subjetiva»- que el pueblo piense, sienta, desee y actúe considerando propios a los intereses de sus enemigos- a través del control fundamental de los Medios de Difusión Masiva, equívocamente llamados «de Comunicación» por la TP del «Estereotipo por Analogía Externa». Porque en su inmensa mayoría, salvo excepciones valiosas, son aparatos de «Violencia Autoritaria Mediática» sobre las mentes. Las objetivaciones consiguientes desde esta alienación, podrían llevar al pueblo a respaldar a sus peores enemigos. Hoy, la cuestión del Enemigo Principal está planteada en torno a las próximas elecciones legislativas locales de junio, como lucha entre dos Modelos: por un lado, el «Neoliberal» como Restauración Conservadora.

Por el otro, las medidas aún parciales pero fundamentales para la transición hacia un Modelo de Estado-Nación Democrático, Nacional y Popular. Por eso, las elecciones de junio próximo trascienden de lejos la sola atribución legislativa. 3), El Enemigo Principal ahora desnudado, como política de una poderosa capa de industriales- aunque no de manera masiva-. Esta franja recibió, como los productores agrarios, la ayuda inicial del Gobierno actual en su propuesta industrialista. Pero sus rasgos de carencia de real conciencia nacional, estigma histórico de nuestro país, se conjugan con su existencia o conversión en grandes grupos hiperconcentrados trasnacionales y multinacionales, con fuerte presencia extranjera.

Ante la crisis mundial, y ante la eventualidad de pérdida del gobierno de posiciones mayoritarias en el parlamentoriesgo siempre existente pero sin la «seguridad» anticipada como «catástrofe mediática», clima prevalente en «Clarín», «La Nación», T/N y demás medios del Enemigo Principal- un importante sector industrial apela a despidos; a rebajas de salarios; a la elevación de precios como sus reales formadoresluego del neogolpismo agrario los precios no volvieron a su cauce previo-; a devaluaciones que posibiliten exportaciones sin tener en cuenta el consumo popular interno, etc. Es decir, un programa coincidente con el tándem Mesa de Enlace-Derecha Política. Sobre todo, esta franja industrial rechaza la ingerencia del Estado como un Estado-Nación que en beneficio del conjunto popular controle sus reales beneficios y maniobras múltiples.

Hoy el Estado integra muchos directorios de empresas luego de la recuperación de los bienes de los jubilados por la Administración Estatal desde la ANSES, esencial para el aporte productivo al país. Este sector industrial, repite así su imposibilidad de integrar una franja de «burguesía calificada realmente nacional». No ocurre lo mismo con la burguesía pequeña y media que sí pude actuar como nacional, a condición de que supere las trampas prejuiciosas de la «Alienación Mediática». Ante la nacionalización de empresas del Grupo Techint en Venezuela, crecen las evidencias de que no se trata de un grupo argentino, sino de una multinacional con gerentes locales argentinos pero con sede real en Luxemburgo, paraíso fiscal, reunión del directorio en Italia y depósitos en Alemania.

Este hecho soberano del Gobierno venezolano- no de un Chávez aislado, TP mediática de «Personalización de lo Institucional»- provoca el reclamo prepotente de ese sector industrial, con «Imagen Casi Cero Mediática» de los 57 grupos industriales argentinos que interactúan con Venezuela con beneficio recíproco: es un Poder-Estado oculto que se siente «supragubernamental», y exige al Gobierno ¡que impida la integración de Venezuela en el MercoSur!,bajo la TP como «Doble Mensaje»contradictorio: en su nivel manifiesto como obligación de defender a las empresas «argentinas » en el exterior. En el subtexto dominante, el pánico ante la intervención del Estado-Nación en sus dominios de impunidad «monárquica», sea como regulación, control, propiedad o participación. Estas actitudes convierten hoy a este sector industrial, también en parte integrante del Enemigo Principal.

De allí su coincidencia y ligazón recíprocas con el conglomerado político retrógrado entre la Mesa de Enlace(también titular del Estado oculto como «No Estado») y la Derecha Vieja y Nueva en las actuales circunstancias generales y preelectorales. Hoy, por lo dicho, la forma más grave del Enemigo Principal en nuestro país, que no deja de apelar a acciones violentas concretas, es la TP del «Neogolpismo Destituyente Vía Mediática» conjugada con las TP del «Rumor», en general y ahora en torno a las próximas elecciones de junio. Por lo tanto, opino que el centro de una real voluntad democrática, nacional y popular, concreta, no alienada por el «neogolpismo mediático ni obturada por una «seudovanguardia» sólo subjetiva que contribuye a dividir el campo popular avanzado, consiste ante todo en cerrar el paso al «Neogolpismo Destituyente»- con sus multiplicadas TP mediáticas, contra la Restauración Conservadora como Enemigo Principal.

Desde ese centro, corresponde tejer el marco de alianzas más amplio posible entre los sectores populares y el Gobierno actual. Sobre esa base, se trata de Respaldar lo Logrado para Profundizar el Cambio, como propone Carta Abierta, superando y corrigiendo insuficiencias, errores y aspectos negativos del Gobierno actual, tarea que corresponde ante todo a los sectores populares más combativos y no a la espera de las actitudes en ese sentido que provengan solamente desde el Gobierno, que cuenta con sus propios alcances y límites. Entre lo ya logrado, podemos contar con las Estatizaciones y Nacionalizaciones- ANSES, Aerolíneas Argentinas, La fábrica de aviones de Córdoba, etc-;

la tendencia al desarrollo productivo, hoy con medidas que puedan crear y mantener fuentes de trabajo sin ajuste ni despidos, con subsidios a la suspensión o desocupación, aún en plena crisis mundial; la presencia de directores estatales en las industrias donde invertía la AFJP; la política de integración con América Latina y la independencia crítica con respecto a las instituciones imperiales e imperialistas; la enorme contribución a las luchas populares gracias a la recuperación de la memoria histórica, con vistas a preservar la democracia en el presente y en el futuro; la prohibición del uso de armas de fuego para reprimir reclamos populares, puerta abierta a luchas superiores incluso de carácter estructural- como lo anticipara H. Agosti desde 1982-, etc.

En cuanto a la situación en el campo popular, encuentro lamentable que un sector de la CTA, de tan relevante prosapia militante sindical y popular ( recuérdese solamente, el ejemplo impar de su impulso al FRENAPO), no logre poner el acento fundamental en la lucha conjunta de pueblo y gobierno contra el Enemigo Principal. Como un camino promisorio, la fórmula oficial en la Capital Federal, más allá de los resultados electorales, muestra la perspectiva fundamental para un movimiento alternativo: peronistas, dirigentes trabajadores de la CGT y de la CTA, representantes del movimiento cooperativo y de la izquierda, respaldos desde el pensamiento- con ejercicio de la plena autonomía- tan extensos como los que agrupa Carta Abierta, de agrupaciones sociales numerosas, sectores del socialismo y de otros partidos, en lucha coincidente por un movimiento que más allá de las elecciones, puede sentar bases para construir una real alternativa popular.

Hoy, por lo tanto, la categoría de Enemigo Principal y su caracterización ideológica y política, muestra su vigencia concreta en el mundo, en América Latina y en nuestro país, donde asume un relieve más que fundamental. En las próximas elecciones de junio, de carácter legislativo en el plano descriptivo concreto y manifiesto, cuyo subtexto ya citado es la confrontación entre dos Modelos de País, los niveles táctico y estratégico están totalmente conjugados: de la táctica actual en torno a las elecciones, depende que se siga un camino estratégico hacia la superación del modelo seudoneoliberal en todos los órdenes, o caigamos en el despeñadero regresivo de la Restauración Conservadora, donde el Poder Dominante- Estado real oculto-intenta conservar los beneficios propios de un sector económico hiperconcentrado a costa del resto del pueblo, sin ingerencia de un gobierno con franjas de Estado-Nación, con el retorno consiguiente a la dependencia del MacroPoder Mundial hegemónico y de sus instituciones. En la propaganda mediática actual, resulta desbordante la «Imagen Cero» en cuanto a los programas de cada parte, con la excepción del oficialismo que sí los exhibe.

La TP de «Excentración mediática del núcleo», programático y de objetivos en este caso, apela a la TP de «Seudopsicologización Caracterológica» como lucha por espacios de poder, y a la «Seudodesideologización mediática», que oculta programas y objetivos para dedicarse a todo tipo de situaciones jurídicas, maniobras o impugnaciones. Los objetivos reales de la Restauración Conservadora permanecen ocultos, salvo «descuidos», por ejemplo, los de Lilita y Pratt Gay sobre la exención total de retenciones que obligaría a recurrir al FMI, o los burdos párrafos destituyentes neogolpistas de los Biolcatti, De Narváez o Macri, que hablan desde ahora de una «transición luego de Junio».

En mi opinión, si en el proceso sufre trabas severas el proyecto de cambio confrontante con el modelo seudoneoliberal, no sobrevendrá un avance hacia lo superior, sino un retorno a lo peor del pasado. Me preocupa lo que considero ceguera al respecto de sectores cuyo origen ha sido la militancia popular avanzada, que se han deslizado por la ruta sin rumbo transformador concreto de la «Aceleración Subjetiva». No cuestiono masivamente su sinceridad, pero esa tremenda ceguera ante la realidad, que aspira a cambios para los que no existe una correlación de fuerzas objetiva ni subjetiva, «necesita» para ese voluntarismo sólo subjetivo, negar la amenaza para los intereses populares que representa hoy el Enemigo Principal y el riesgo de su retorno por vías Neogolpistas y Destituyentes sobre todo mediáticas.

En cambio, ponen el acento en el Gobierno actual como Enemigo Principal, no sólo partiendo de sus errores e insuficiencias reales, sino negando sus logros. Las declaraciones de N. Galasso en relación con A. Argumedo y L. Brunatti, con su caracterización del Enemigo Principal, me parecen ejemplares. En mi caso, escribí un trabajo refutando los conceptos de «Seudo Vanguardia « sólo subjetiva en espuesta a A. Argumedo, publicados por la Agencia Paco Urondo, 2-2-09. De todos modos, se torna necesario un trabajo paciente y sistemático de diálogo, polémicas fecundas y propuestas concretas de coincidencia con estos sectores. Lamentablemente, observo algunas posiciones cristalizadas como rocas, y coincidencias objetivas con el Enemigo Principal retrógrado más que preocupantes, en dirigentes de origen popular combativo.

El análisis más desarrollado de este sector, así como de la situación en el seno de la mal llallamada «clase media» invadida por la alienación Subjetiva Mediática y por sus propios prejuicios, corresponderá a otros trabajos. Dado el papel fundamental de los Medios de Difusión en la situación actual, no sorprende el repudio de la Derecha Restauradora al actual proyecto de Ley sobre Servicios de Comunicación Audiovisual, que quitaría a los oligo- monopolios mediáticos la apropiación y mutilación de la Libertad Subjetiva en favor de Reacción Conservadora. El grupo hiperconcentrado que maneja los MacroMedios, y la propia SIP; extreman la dimensión monumental del «Prejuicio Mediático», al atacar un proyecto de Ley que no difunden jamás por ningún medio.

El debate en torno al Proyecto de Ley sobre Servicios de Comunicación Social, es más actual que nunca, como expresión de la batalla por la hegemonía político-cultural entre la Restauración Conservadora y los partidarios de un cambio superador, que respaldan un pluralismo participativo en la dirección de los medios, capaz de confrontar con la tiranía del Pensamiento Único sobre los millones de habitantes del país.

*Francisco Berdichevsky Linares : Psiquiatra, investigador, escritor, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11. Nota: 1 En el artículo se emplean las siglas «TP» por técnicas psicológicas mediáticas.

Deja un comentario