El Cordobazo.

Compartir:

Horacio Ramos*

“En las fogatas callejeras arde el entreguismo, 

con la luz, el calor y la fuerza del trabajo y de 

la juventud, de jóvenes y viejos, de hombres y 

mujeres.” 

Agustín Tosco

Como respuesta a la política económica diseñada por el ministro Krieger Vasena y a las “quitas zonales”, una vulgar rebaja de salarios, así como a los despidos por la reconversión industrial y el natural cierre de fábricas, la CGT unificada de Córdoba resuelve la realización de un paro activo el día 29 de mayo de 1969. A partir de las 11 horas, del brazo de la historia, entró a escena el Cordobazo y comenzaba el anunciado final del dictador Juan Carlos Onganía. Los trabajadores abandonaron sus lugares de tareas para encolumnarse hacia el centro de la ciudad; la paralización de las actividades fue total. La marcha de los obreros y estudiantes fue incontenible para las fuerzas policiales que se vieron rebasadas; de ahí en más, el Comando del III Cuerpo de Ejército, decide la intervención directa de las tropas en la represión de los manifestantes, decretándose el toque de queda. Durante los tres días siguientes, se sucedieron escaramuzas callejeras y recién el lunes 3 de junio, en la ciudad amaneció la calma, bajo estricto control militar. Oficialmente, luego el gobierno reconocerá que, como consecuencia de los enfrentamientos, el saldo arrojó la cifra de 34 muertos, 400 heridos y 2000 detenidos.
Fueron días que marcaron, para siempre, a toda una generación de argentinos. A los que los protagonizaron, les cambió el sentido de su existencia; a quienes los asumieron como propios, les selló a fuego su destino. Todavía hoy, el perfil humano y la calidad dirigente de quien fuera el paradigma de esas inolvidables jornadas, se mecen en el viento que pronuncia su nombre como emblema de combate y solidaridad: Agustín Tosco, “El Gringo”.
                                                                                                                                                     

*Horacio Ramos, periodista, escritor, miembro del Consejo de Redacción de Tesis 11.

Deja un comentario