Desde Santa Fe pensamos a la Nación en celeste y blanco.

Compartir:

Dossier: Elecciones Octubre 2005 (artículo 4 de 4)

Hermes Binner*

«La crisis de credibilidad que se agudizó con los hechos de diciembre de 2001 se supera pensando nuestro país en celeste y blanco, mejorando la democracia representativa e incorporando decididamente la democracia participativa a la vida nacional.»

Nuestro país ha atravesado uno de los momentos más difíciles de su historia contemporánea con los sucesos de diciembre de 2001. Es una bisagra a partir de la cual el pueblo dijo basta a la vieja política. La profunda crisis de credibilidad que se desencadenó desde ese momento condiciona el devenir de nuestra Nación. Es importante entender esta etapa para comprender el futuro del país. La mitad de la población ha quedado debajo de la línea de pobreza, este es el resultado que nos ha dejado el neoliberalismo: una profunda exclusión social. Al neoliberalismo se lo enfrenta con políticas claras de inclusión social, que tengan a la educación y al trabajo como los ejes fundamentales de su accionar. La educación que nos permite la libertad de elegir y el trabajo que brinda dignidad. Por eso desde el socialismo creemos en la construcción de un país con derechos para todos los habitantes, para que todos seamos ciudadanos.

En este entendimiento se formó el Frente Progresista, Cívico y Social en la Provincia de Santa Fe. Se trata de una construcción política amplia donde tienen cabida el diálogo y el disenso, porque creemos que se terminó la época en la que la política argentina se definía en blanco o negro, hoy la realidad hay que pensarla en celeste y blanco. Por eso desde el Partido Socialista coincidimos con otros partidos como la Unión Cívica Radical, el Partido Intransigente, el Partido del Frente Grande y el Partido Encuentro Popular. Pero además, y sobre todo, compartimos este espacio con representantes muy valiosos de movimientos sociales que trabajan desde hace años en estrecho contacto con los ciudadanos en diferentes lugares de la provincia. Estamos convencidos de la imperiosa necesidad de tender un puente sólido entre lo político y lo social. Así lo entendemos desde el Frente Progresista, donde queremos reemplazar aquellos viejos acuerdos aliancistas en los que la vinculación terminaba con el mismo acto electoral por una nueva construcción pensada en el mediano plazo; como los interbloques en la legislatura, la construcción de programas comunes y, fundamentalmente la integración de movimientos sociales.
Por eso decimos con convicción que nuestra propuesta política se reafirma en el entendimiento y la concertación. Creemos que la ciudadanía está cambiando. Después del quiebre de finales de 2001 las viejas prácticas del clientelismo, de dar un plato de comida a cambio de una ficha de afiliación o de entregar bolsones antes de las elecciones, no va más. La gente acepta la comida y los bolsones, porque los necesita, pero también quiere participar y ser tenida en cuenta. Por eso decimos que existe un proceso de renovación y de crecimiento en lo social que está en marcha, y que tendrá que crecer necesariamente junto a lo político.
.
Queremos hacer en todo Santa Fe lo que hacemos en Rosario, una ciudad que crece con equilibrio donde privilegiamos la salud, la educación y el trabajo.
En Rosario el sistema de salud municipal recibió un reconocimiento especial por parte de la Organización Panamericana de la Salud. Es u sistema basado en la estrategia de atención primaria alrededor del cual se construyó una red de servicios de complejidad creciente con acceso gratuito para toda la población.
En cuestiones de educación estamos aportando mensualmente a través del Fondo de Asistencia Educativa para que se hagan escuelas y se mejore la calidad de la enseñanza.
En todo lo relativo a las políticas sociales, hemos desarrollado en los barrios una red importantísima de Centros Crecer, donde los chicos reciben no sólo alimentación, sino también educación y asistencia sanitaria.
En lo que respecta a la generación de empleo tenemos en marcha las huertas comunitarias, que forman parte de un proyecto global de Economía Solidaria.
En vivienda desarrollamos el plan Rosario Hábitat, que permite mejorar las condiciones de vida de miles de rosarinos dejados de lado por el modelo neoliberal.
Todo ello en el marco de la transformación administrativa más importante realizada en décadas: la descentralización municipal y la participación ciudadana. Los Centros Municipales de Distrito (minimunicipios) permitieron acercar la municipalidad a los vecinos. En este marco, el presupuesto participativo constituye la práctica más valorada por los rosarinos, que se refleja año tras año con el incremento de los participantes.
El reconocimiento de Naciones Unidas dirigido al pueblo y gobierno de la Ciudad de Rosario como ejemplo de gobernabilidad democrática constituye un verdadero aliciente para seguir construyendo una ciudad mejor.

Estos resultados nos proyectan hacia una nueva forma de pensar toda la Provincia de Santa Fe. Sabemos que no se trata sólo de ampliar la escala, para lo cual sería relativamente sencilla una propuesta superadora. Los principios rectores ya mencionados, más la realidad económica y social, nos conducen necesariamente al planteo de una reforma administrativa que permita la regionalización y sus autonomías. En ese marco cada región podría realizar su plan estratégico en sintonía con su proceso económico y su desarrollo social.
Así el gobierno provincial podría desarrollar con mayor dedicación las funciones que le consagra la Constitución Provincial y tendría a su cargo fundamentalmente las acciones tendientes a la equidad entre las regiones. Los pueblos y ciudades grandes o pequeños están igualmente integrados por santafesinos, de tal forma que las políticas en educación, salud y trabajo deben estar regidas por los mismos principios de solidaridad e igualdad en todo el ámbito provincial.

De concretarse las aspiraciones del Frente Progresista Cívico Y Social, de acceder a la Cámara de Diputados de la Nación, nos preocuparemos en el mismo sentido, para que la salud, la educación y las condiciones del trabajo no sean diferentes en toda Santa Fe que en la Ciudad de Buenos Aires. Para lo cual propondremos pactos federales que logren compromisos nacionales en cumplimiento a lo que suscribió Argentina con Naciones Unidas en las Metas del Milenio.
Estamos convencidos que nuestro país se recuperará de abajo hacia arriba. Desde los conglomerados urbanos y poblados rurales hacia sus provincias y desde estas hacia la Capital. Y desde aquí necesariamente hacia el interior con políticas de equidad que legitimen la idea y el concepto de Nación.
La crisis de credibilidad que se agudizó con los hechos de diciembre de 2001 se supera pensando nuestro país en celeste y blanco, mejorando la democracia representativa e incorporando decididamente la democracia participativa a la vida nacional.

*Hermes Binner, socialista, ex intendente de la Ciudad de Rosario, candidato a diputado por el Frente Progresista Cívico y Social en la provincia de Sta Fe.

Deja un comentario