CIUDAD DE BUENOS AIRES – Espacios Verdes

Compartir:

Rubén López* 

Un análisis de la seriamente deficitaria  situación de los espacios verdes en la CABA, comparando con otras ciudades del país y del  mundo y de la orientación en sentido contrario de las necesidades de la actual política del gobierno de Macri sobre este importante asunto.

“Las ciudades son entidades económicas, sociales, políticas y culturales dinámicas, inmersas en un proceso permanente de cambio; la destrucción de edificios, la degradación del ambiente producen cambios cualitativos que las afectan significativamente”.
El espacio verde en un medio urbano es en donde se simboliza la cultura ciudadana.
La ciudad y sus espacios es lo que es su sociedad. Si una ciudad carece de espacios públicos es porque tenemos a una sociedad aun desintegrada, individualizada, sin redes sociales interconectadas  que no registran (ni necesitan) una experiencia colectiva de la esfera de lo público.
Si las sociedades y ciudades no promueven la integración, la inclusión social, el intercambio colectivo de experiencias y la construcción de una ciudadanía basada en las nociones de lo público y el bien común, jamás se requerirán espacios públicos y de encuentro social

Las áreas verdes cumplen diversas funciones en las ciudades: mejoran el clima urbano, capturan contaminantes del aire, funcionan como pantallas contra el ruido y proveen áreas de recreación y contacto con la naturaleza a la comunidad en la que se insertan.

Sin embargo, muchos espacios verdes se pierden por la presión ejercida por usos del suelo más competitivos y esto constituye una amenaza para la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. Por otra parte, las áreas verdes de calidad agregan valor al área en la que se insertan, la hacen más atractiva, promueven la satisfacción del público y su participación.

Además, las ciudades concentran diversos problemas ambientales, como por ejemplo: contaminación del aire, impermeabilización, lo que genera condiciones totalmente diferentes a las de áreas circundantes. Estas características, a su vez, imponen restricciones específicas para la utilización de plantas y árboles dentro de la ciudad.
Todo lo dicho anteriormente nos muestra que manejar los espacios verdes dentro de una ciudad para contribuir a su mejor desarrollo va más allá del diseño paisajístico del mismo. No se trata solamente de aplicar ciertas reglas básicas en la elección y distribución de especies. Se trata de comprender la función de los espacios verdes, como parte de los espacios públicos de la ciudad, parte indispensable del ecosistema urbano, componente esencial de territorio  y del imaginario urbano, lo que posibilita el desarrollo de una comunidad sana. 

Los espacios verdes públicos son algo más que un reducto de tranquilidad en la ajetreada vida urbana. Así lo cree la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda que las ciudades dispongan, como mínimo, de diez a quince metros cuadrados de áreas verdes por habitante. Además de ayudar a que respiremos aire fresco y limpio (20 árboles reciclan el carbono de 100 kilómetros recorridos por un automóvil).

Veamos algunos indicadores internacionales

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con unas 600 hectáreas de espacios verdes parquizados. Así cada porteño, dispone de casi 2 m2 de los mismos para su utilización, cifra que significa una disminución del 75% con respecto a principios del siglo XX.
De 7 m2 de espacios verdes públicos parquizados por habitante en 1904, llegamos a fin de siglo con 1,8 m2 por habitante.
Por fuera de este registro, el surgimiento de la Reserva Ecológica Costanera Sur aportó un nuevo tipo de espacio verde aprox. 1 m2 por habitante al dato ya consignado.

ESPACIOS VERDES EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Y EN OTRAS CIUDADES DEL MUNDO – RELACIÓN M2 / HABITANTE DE ESPACIO VERDE PÚBLICO 

Ciudad

Parques y plazas m2/hab.

Ciudad

Parques y plazas m2/hab.

Curitiba

52.00

Paris

11,5

Bruselas

29,30

Chicago

10,7

Rótterdam

28,30

Zurich

10,3

La Haya

27,70

Santiago de Chile

10

Ámsterdam

27,50

Córdoba

8

New York

23,1

Rosario

7,6

Viena

19,8

Barcelona

5,6

Varsovia

18

San Pablo

5,2

Filadelfia

15

Ciudad de México

3,5

Singapur

17

Río de Janeiro

3,5

Seúl

14,7

Tokio

3

Madrid

14

Buenos Aires

1,8

La Reserva Ecológica agrega 1,17

 

*(1)

Las normas en nuestra ciudad.
El Plan Urbano Ambiental (PUA)

Dejando de lado, por el momento, la forma y metodología para arribar a  la sanción de la ley del PUA podemos ver su contenido en temas vinculados como que nos ocupa.
 
El PUA tiene como objetivo el incremento, recuperación y mejoramiento del espacio público y de la circulación, de los parques, plazas y paseos y de las áreas de calidad patrimonial, a fin de dar lugar a funciones vitales como las de encuentro relax, confort y socialización, asegurando a todos los habitantes el derecho a su uso, y de otorgar identidad a las distintas zonas de la ciudad”
El mejoramiento funcional y ambiental de los parques, plazas y paseos existentes y ampliación de la oferta a escala urbana y barrial, a través de las siguientes acciones:
1. Promover su mejoramiento y rediseño manteniendo su integridad y considerando la diversidad de las demandas sociales.
2. Promover la parquización, forestación, iluminación y equipamiento de los parques con criterio de uso múltiple, fácil mantenimiento y valorización de elementos patrimoniales.
3. Promover la incorporación de nuevos parques urbanos dentro de los usos que se definan para tierras fiscales desafectadas de usos anteriores.
4. Promover la creación de nuevas plazas, plazoletas y patios de juego en relación adecuada a la densidad poblacional de las diversas zonas (por reconversión de predios fiscales; compra, expropiación, canje o convenio de uso de predios privados; utilización de áreas residuales).

En la práctica y en nuestra ciudad vemos que lejos  de implementarse políticas tendientes al cumplimiento de  conceptos  enunciados y que son  obligatorios, la actual administración de la ciudad marcha a contrapelo de los mismos.
En efecto y vallamos a los casos concretos
El actual gobierno de la ciudad de Buenos Aires procura la construcción de edificios policiales/cárceles (eufemísticamente llamados precintos) usurpando los actuales parques y espacios destinados a espacios verdes.  Como es el caso del Parque Sarmiento en barrio de Saavedra y el predio (futuro espacio verde y polideportivo), frente al Parque los Andes en Chacarita o la construcción de playas subterráneas para estacionamiento de automotores, en el Parque Las Heras, la construcción del edificio para el centro de Gestión y Participación en la nueva Plaza  de Boedo conquistada por los vecinos  son algunos de los ejemplos  de los avasallamientos a los que son sometidos los vecinos de nuestra ciudad.   

Ante esta situación florecieron los recursos de amparos y las movilizaciones sociales para defender nuestro hábitat.

Así esta la gestión de espacios públicos en nuestra ciudad.

*(1) Blog queremos buenos aires.

 

*Ing. Rubén Daniel López, Pte. Asoc. Civil Parque los Andes – Director Ejecutivo Asoc. Civil Principios. Secretario General Red por Buenos Aires –

Deja un comentario