Chávez: un líder de la revolución popular

Compartir:

Roberto Papadopulos*

Como dijo el Comandante Fidel Castro “para saber quien era Chávez, hay que mirar los ojos de los que lo lloran”.  

Los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, los pueblos originarios, las mujeres y los hombres de la América profunda, inclinamos nuestras banderas de lucha para rendir homenaje a uno de sus hijos predilectos; al Comandante Hugo Frías Chávez. Su ejemplo, su sencillez, su templanza, sus profundas convicciones y compromiso con su pueblo y con los pueblos de América y el mundo en la defensa de los intereses de los más humildes seguirán guiando las luchas de los pueblos hacia el objetivo de construir una sociedad más justa, más equitativa, una sociedad de nuevo tipo digna de ser vivida.

Todos los militantes democráticos y populares expresamos nuestra total solidaridad con el pueblo venezolano, su gobierno y el Partido Unido de Venezuela, en esta hora difícil, pero a la vez llena de grandes desafíos para consolidar, llevar adelante y profundizar el proceso iniciado por el Comandante Chávez. La Revolución Bolivariana y todos los pueblos de América latina seguiremos su ejemplo: no claudicar y luchar hasta la victoria.

El Comandante Chávez fue un patriota, su accionar es la continuidad del ejemplo y los ideales de Martí, Bolívar, San Martín, Moreno, Belgrano, Castelli, Monteagudo, Artigas, Ugarte y tantos otros que lucharon hasta el fin por las causas populares y latinoamericanas.

Quien puede olvidar su intensa lucha contra la miseria, el analfabetismo, la injusticia la falta de democracia y la corrupción de la mayoría de los dirigentes políticos que, hasta su llegada al gobierno, castigaba a su país. Quien puede olvidar su inclaudicable lucha por la soberanía popular, la defensa de las riquezas de su país para ponerlas al servicio del pueblo. Su firmeza para enfrentar al poderoso de los Estados Unidos –al diablo con olor a azufre- que en Mar del Plata, junto a nuestro compañero Néstor Kischner enterraron el oprobioso ALCA. Su actitud solidaria con Argentina, concediéndonos un crédito cuando atravesábamos una difícil situación económica Quien puede olvidar su accionar frente al intento de golpe de estado en Honduras y el Ecuador. Su firmeza en la lucha por avanzar en la unidad latinoamericana, el Unasur, el Alba y la Celac e incorporar  a Cuba al seno de estos nuevos  organismos contribuyendo a romper el infame bloqueo impuesto por los Estados Unidos. 

Quien puede olvidar y negar los sustanciales cambios que produjo en su Venezuela, que hoy está reconocida libre de analfabetismo, que redujo la pobreza del 44% al 26,7%, incrementó la matriculación escolar al 93%, aumentó de 5360 a 7721 los centros de salud, construyó miles de viviendas, dio derechos a hombres y mujeres, y fundamentalmente incorporó al pueblo a la discusión y acción de su propio destino, rompiendo los esquemas de las estructuras culturales que decían que no era posible construir otra sociedad, más justa, más equitativa y más democrática.

* Roberto Papadopulos, periodista, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11

Deja un comentario