Cambiemos: un proyecto, sus políticas, estos resultados

Compartir:

Revista Tesis 11 (nº 123)

(número especial: legislativas de Octubre)

Roberto Papadopulos*

La importancia de las próximas elecciones. Un proyecto neoliberal puesto en marcha, las medidas que se han tomado y las consecuencias en el campo del trabajo, la salud y la educación.

El 22 de Octubre una fecha importante

El próximo 22 de Octubre se realizan las elecciones de medio término que darán, como resultado, un Parlamento con caras nuevas. Y aunque es difícil pronosticar si la recomposición reforzará el proyecto del actual gobierno o de quienes plantean la necesidad de fortalecer la fuerza que puede dar una mejor batalla para frenar la profundización de las políticas de ajuste programadas por el actual gobierno. Sí podemos afirmar la necesidad de lograr un resultado electoral que exprese la negativa y el repudio a las actuales acciones del gobierno que perjudican a la enorme mayoría del país, que conspiran contra su estabilidad, legalidad institucional y la democracia misma. Se votará por dos modelos distintos de país. El de Cambiemos o el de Unidad Ciudadana (Unidad Porteña en la Ciudad de Buenos Aires)

Un Proyecto con medidas planificadas

Las consecuencias de la aplicación de las políticas del gobierno de Mauricio Macri, dibujan claramente el identikit de un modelo neoliberal-conservador, con consecuencias no sólo en lo económico, sino también en lo político institucional, en lo social y cultural. Estas acciones confirman, una vez más, que el neoliberalismo no es sólo un proyecto económico, sino una Política de Estado, que se propone una sociedad “integral y globalizada” donde las políticas a llevar adelante no sean las que decidan los ciudadanos, ni sus organizaciones políticas y sociales, ni los propios gobiernos, sino las que imponen los grandes grupos económicos con activa participación de organismos internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, EEUU, Inglaterra y Alemania). Por eso cuando se eligen  gobiernos democráticos y populares, la ofensiva contra ellos se acrecienta. Los denigran e injurian acusándolos de “populistas” y les ponen toda serie de trabas. Momentos en que aparece, más nítida, la alianza de las corporaciones mediáticas, una parte de la justicia y de la dirigencia política y sindical para jugar un nefasto papel. Mienten en forma permanente, ocultan la verdad, persiguen, reprimen y encarcelan a los trabajadores y militantes sociales para impidir el desarrollo de las luchas y evitar la organización de los sectores populares para enfrentar la avalancha neoliberal.

Consecuencias previsibles

A pesar de la acción publicitaria de los medios socios del poder y los alentadores discursos de diferentes miembros del gobierno con la repetida frase de los “brotes verdes”,  el cuadro económico actual,  muestra síntomas preocupantes. Algunos datos, los más significativos así lo indican; aumento de la deuda externa a un ritmo acelerado (según Infobae 1-10-2017 la deuda externa bruta asciende a 210.000 millones de dólares), fuga de capitales (según un trabajo de Lucia Dominicis, en La Primera Piedra, en los primeros cuatro meses de 2017 se fugaron 9408 millones de dólares), ampliación de la diferencia de las cuentas externas con aumento del déficit en la balanza comercial (4.498 millones de dólares en lo que va del año) y en la cuenta corriente en la balanza de pago (6.800 millones de dólares en el primer trimestre y 6.000 en el segundo). Extraordinario aumento del déficit fiscal (estimado en más del 8% del PBI para 2017), con incremento exponencial de los intereses de la deuda externa. Caída del consumo y a pesar del crecimiento último, caída de la industria, en especial de la pequeña y mediana.

No menos alarmante es el deterioro de los índices sociales, con recortes en las partidas presupuestarias dedicadas a los sectores más vulnerables. En el sector de los jubilados, deterioro del poder adquisitivo y la quita de un conjunto de medicamentos. El retiro y no restitución, a pesar de la resolución judicial, de las pensiones no contributivas. Recortes de becas y las partidas para educación y salud. Dos datos importantes grafican el deterioro. Uno el Coeficiente Gini que marcó 0,428 en el segundo trimestre del 2017 contra 0,427 del mismo trimestre del 2016 y 0,410 registrado durante abril y julio del 2015. (El Gini es un indicador que cuanto más cercano a 1 sea el valor mayor es la desigualdad en la distribución de la torta). Y dos  datos recientes del INDEC, donde se observa que durante el segundo trimestre de 2017, la diferencia entre el ingresos promedio del 10% de los hogares más ricos y el 10% de los más pobre, trepó a 19,6 veces. Durante 2016 fue de 18,9 y en el 2015 de 16,3. A esta situación hay que agregar el próximo aumento de tarifas;  de luz, gas, transporte y la liberación del precio de la nafta.

Veamos las políticas del gobierno y sus consecuencias en tres áreas que resultan las más preocupantes, por la influencia directa en la vida de los trabajadores y sectores más pobres. El trabajo, la educación y la salud.

EL TRABAJO

En relación al TRABAJO, hay tres objetivos principales que se plantea la política oficial. El primero se refiere a bajar el “costo del salario”. Lo que reduce el consumo y la calidad de vida. El segundo la destrucción de puestos de trabajos y la creación de trabajo de baja calidad. Y el tercero la idea de debilitar las organizaciones sindicales mediante la negociación directa empresa-sindicato y la imposición de una legislación de precarización laboral, liquidando los derechos conquistados hasta el presente.

Primero algunos datos. Los publicados por el INDEC, indican que en el segundo  trimestre del 2016 la cifra de desocupación subió al 9,2 %  (Infobae 1-10-2017). En el gran Rosario 11.7, en Mar del Plata 11.6, Gran Córdoba 11.5, Rio Cuarto 10.5 y en los Partidos del Gran Buenos Aires 11.2 %. Es importante señalar que no tomando en cuenta las discutidas cifras del INDEC de Guillermo Moreno, el índice de la Ciudad de Buenos Aires registró que la desocupación pasó del 6.8% durante 2015 al 8.6% durante el primer trimestre de este año. En cuanto al salario, según el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA de la CTA), “los salarios de los trabajadores registrados sufrieron una importante pérdida de poder adquisitivo dado que crecieron por detrás de la inflación. La caída fue del 6,5%  interanual en noviembre de 2016. Pérdida que se acrecienta en el trabajo informal.

Estas cifras demuestran una transferencia de los trabajadores a los empresarios. Una baja de lo que denominan “costo del salario” y como consecuencia un menor consumo (reflejados en la caída del mismo, 2,3% en septiembre y veinte meses de caída continua, en especial en los alimentos de primera necesidad; leche, pan, sanidad y distracción). Este aumento de la cantidad de desocupados, crea mano de obra “sobrante” lo que aumenta la oferta y hace bajar el costo. Al mismo tiempo, señalemos que, cierto repunte en la mano de obra ocupada, se debe al crecimiento de los monotributistas, muchos de los cuales aceptan contrataciones precarias y con pérdidas de derechos como vacaciones, aguinaldo y adecuaciones a las conquistas establecidas en los Convenios Colectivos de Trabajos.

Detrás de toda esta avalancha contra los derechos de los trabajadores está, sin duda, el objetivo de producir la tan pedida Reforma laboral, que exigen los grupos concentrados del poder económico, y una de las exigencias del Fondo Monetario Internacional para dar crédito. Imponer condiciones de contratación, donde no solo se pierdan derechos, sino donde las organizaciones de los trabajadores, herramienta fundamental para conquistar y defender nuevos, desaparezcan o pierdan gravitación.

LA SALUD

Otro área de importante recorte presupuestario, es el de la salud. En el presupuesto de 2017, según La Nación del lunes 24 de 2016, se redujo 12,2%. , con el recorte de dos programas como “atención de la madre y el niño”, que pasa de $ 4.000 millones a $ 2.000 millones y “atención sanitaria en el territorio” que reduce la partida de $ 439 millones a $ 258 millones. A pesar de las definiciones del Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, señalando que el “Presupuesto del 2018 no implica ajuste importantes en áreas sensibles o de fuerte impacto social”, en el Presupuesto 2018, con una inflación de 15,7%, el ajuste sería del 1%. El programa de vacunas recibe 12%, el de VIH/SIDA 11,8%, en Médicos Comunitarios 38,3 % y en Madres y Niños 12%. –Podrán comprar 5 millones de kilogramos menos de leche- y se reduce 60% lo destinado a salud adolescente. Reducción del 50% de las partidas de la lucha contra el Mal de Chagas. Señalemos que el gobierno anterior destinó 2,4%, en el 2016 Cambiemos lo bajó a 1,94% y para el 2018 se hará un ajuste al 1%. Si tomamos los valores inflacionarios que presupuesta el gobierno de 15,7% de promedio, lo destinado a salud es de 1% negativo. No menos importante son las reiteradas denuncias de los profesionales y trabajadores de la salud, en relación al mal estado de los edificios, la falta de insumos y de renovación de la aparatología.

No menos importantes son los recortes de medicamentos que se asignaban a los jubilados, junto con la rebaja de los montos en moneda constante de las jubilaciones.

EDUCACION

Las políticas neoliberales del gobierno aparecen expresadas en dos recientes trabajos. Uno el borrador del proyecto de ley de Reforma Educativa, llamado Plan Maestro y las reformas planteada para el nivel secundario de la educación pública. Estas dadas a conocer en la página web del Ministerio de Educación, plagado de generalidades e insuficiente explicación sobre las reformas. Lo primero que importa señalar es que ninguno de estos proyectos fue puesto a consideración de los docentes, pedagogos, centros de formación docentes, sindicatos, universidades y estudiantes. Sí se dijo, cuando se dio a conocer, “para que la ciudadanía opine”. Lo segundo es que las conclusiones que se utilizan como argumento son copiadas del documento del Banco Mundial “Profesores excelentes. Como mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe” de 2015. Conclusiones que forman parte de los fundamentos del llamado Plan Maestro que la Alianza Cambiemos pretende convertirlo en Ley. Lo tercero es el significado de la pretendida reforma. Sin duda el objetivo es una reforma laboral que precarice y abra las puertas al despido de los docentes, adjudicando a la educación un sentido de “negocio” y al servicio de las demandas de los grupos económicos concentrados. No ajenas a estas ideas son las reformas en la escuela secundaria. Especialmente las de rebajar, en el último año, la carga de horas donde los alumnos reciben distintos contenidos curriculares, para enviarlos a trabajar gratis, en trabajos precarizados. Esta medida trae como consecuencia “sobrantes de docentes, deterioro de la cantidad de conocimientos que reciben los alumnos y beneficiar a empresas que, en lugar de tomar trabajadores ajustados a la ley y las convenciones colectivas de trabajos, lo hacen con “estudiantes legalmente precarizados”. Estas medidas provocaron las luchas, con toma de los establecimientos, por parte de los estudiantes. Luchas contra esta  concepción neoliberal aplicada a la educación.

Ultima reflexión

Considero que hay planteada un gran lucha por si triunfará el Proyecto de los sectores populares o el de los grupos concentrados. Será difícil, contradictoria. Las elecciones son un escalón, una batalla. Lo decisivo será el despliegue de las luchas, la organización, la labor política, ideológica y cultural.

*Roberto Papadopulos, periodista, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Deja un comentario