Bolivia deja de ser exportador de materia prima y empieza a ganar millones por productos derivados del gas y petróleo

Compartir:

Cambio Digital.- El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez informó que “solo por la exportación de productos derivados del gas y petróleo como la urea, el GLP, las gasolinas blancas, isopentano y el Recón se generó ingresos de más de $us 193,6 millones. En el cual productos como la urea se consolidaron en la presente gestión, siendo la industrialización una realidad”.

Sánchez explicó que el 2018 se comercializaron cerca de 264.000 Toneladas Métricas (TM) de urea, el mercado interno tuvo un consumo de cerca de 25.000 TM y se exportó más de 239.000 TM, a los mercados de Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay lo que nos generó ingresos totales en la comercialización de urea de cerca $us 78 millones. “Si bien el año 2017 marca un hito histórico en Bolivia porque se da inicio a la industrialización de los hidrocarburos paso importante después de la nacionalización, en el 2018 se consolida la industrialización y de acuerdo a las proyecciones y los nuevos mercados la próxima gestión estaremos incrementando estos ingresos”.

Los ingresos por venta de GLP al exterior fueron más de $us 48 millones. “Las plantas separadoras de líquidos de Río Grande y Gran Chaco permitieron que Bolivia pase de importar GLP a ser exportador de este combustible y generar ingresos adicionales para el país”. El mercado externo de GLP boliviano lo constituyen Paraguay, Uruguay, Perú y Argentina, a los cuales se vendieron 91.640 TM de GLP en la presente gestión, según detalló la autoridad.

Sánchez informó que la exportación de Recón y gasolinas blancas también fue exitosa. “El 2018, Bolivia exportó 1.2 millones de barriles (Bbl) de Recón, que generó en ingresos al país por $us 71,2 millones. Mientras, la venta de gasolinas blancas fue de más de 1.975 metros cúbicos (m3), generando ingresos de $us 923.115 para Bolivia. Además de la comercialización de Isopentano de 13.295 m3 que permitió ingresos por $us 4.1 millones”.

Por otro lado, el ministro Sánchez se refirió al proyecto de  la Planta Propileno – Polipropileno, como uno de los retos que encarará el sector hidrocarburos el próximo año. En este sentido, informó que  “el próximo año se realizará el lanzamiento de dos licitaciones para la planta Propileno – Polipropileno. En los primeros meses, la licitación para la Ingeniería a Detalle y, seguramente, el último trimestre estaríamos listos para lanzar la licitación para la Ingeniería Procura y Construcción (IPC) de la planta”, informó la autoridad.

Sánchez señaló que ya se tiene avanzada la ingeniería básica de la planta; sin embargo, por razones de una nueva coyuntura en los mercados del polipropileno, un mercado cambiante que responde a nuevas  tecnologías, es que responsablemente se está realizando un análisis minucioso para adecuar la próxima planta de producción de plásticos a la nueva realidad. Asimismo, dijo que “estamos trabajando en estudios de mercado, comercialización porque no solo es construir la planta, sino que, paralelamente, debemos garantizar empresas que puedan transformar el “pelet” (materia prima de los plásticos) en valor agregado como mesas, sillas, accesorios para vehículos, y un sinfín de productos. Para ello, debemos atraer inversión nacional y extranjera, es por eso que decimos que la planta Propileno – Polipropileno  será la madre de las industrias”.

Deja un comentario