Artes Plásticas y Visuales: Un proyecto para cuidar nuestra cultura.

Compartir:
(Cultura/Cine/Libros/Sociedad)

Aníbal Cedrón*

La actividad de las Artes Plásticas y/o visuales constituye un elemento fundamental del desarrollo cultural y social de nuestro país, por el alto valor simbólico de  sus obras, que se imbrican con los valores identitarios que fortalecen los lazos de pertenencia con el país, y que hacen a su desarrollo económico y social  En este artículo se aborda el proyecto de ley de reconocimiento (pensión) conjunto para artistas visuales, ilustradores gráficos y escritores, que tiene estado parlamentario en la Cámara  y fue aprobado por la Comisión de Previsión y Seguridad social, cabecera del proyecto,

Hoy  la sociedad humana  afronta la globalización y  colonización capitalista, que impone una cultura consumista y una mentalidad bursátil, por sobre los valores del trabajo y la solidaridad, esta barbarización cultural  debilita tanto las soberanías nacionales como locales.  Por eso,  contamos con un proyecto que tiene por objetivo cuidar la obra artística y el trabajo del artista  porque nuestra cultura no sería la misma sin la obra de tantísimos pintores, dibujantes, escultores y artistas visuales, que dan vida a los espacios públicos, plazas, calles, museos y centros de exposiciones de nuestras ciudades.

Sin embargo, el  aporte cultural que nuestros artistas plásticos realizan a la sociedad a través de sus obras no siempre es valorado y, mucho menos, retribuido. La escasez de subsidios a la creación en las artes plásticas, la falta de claridad con respecto a la situación laboral del artista (lo cual lo/a priva de acceder a beneficios jubilatorios y demás servicios sociales como cobertura médica, etc.), ubican a nuestros artistas plásticos en una situación de gran injusticia social. Por esta razón, consideramos que el presente proyecto de ley es una importante contribución a fin de mejorar la situación actual de nuestros creadores y creadoras, además de un justo reconocimiento a una labor de vital importancia para nuestro pensamiento y nuestra cultura.

Hacia 2001, el Fondo Nacional de las Artes  (FNA) publicó una investigación denominada “El aporte del arte a la economía argentina” cuyos autores  hacían referencia al sector de artes plásticas y al modo peculiar y específico de la tarea del artista y su forma de producir: “Siendo que la producción artística no se ajusta a los clásicos procesos de producción de otras mercancías sino que gran parte de ella se realiza en régimen artesanal (sea este de carácter individual o grupal ) creando un producto muchas veces no incorporado al flujo económico del país, resulta obvio que existe un importante número de consumos intermedios que han sido incorporados a los activos patrimoniales de los artistas como parte del proceso de producción de sus obras  y que cumplen un importante efecto multiplicador en la economía”. En el mismo sentido se expresaba que: “El trabajo realizado por el artista es un trabajo que no se paga con los mismos criterios que son pagados los demás trabajos. Eso de que todo hombre tiene derecho a vivir del producto de su trabajo aquí no se cumple. Solo una ínfima parte de los trabadores del campo artístico llegan a ganarse el pan por medio de la venta de su fuerza de trabajo”.

Con el producto de nuestra labor, los artistas plásticos provocamos las ganancias económicas de galerías, ferias de arte, casas de remates-entre ellas las de bancos estatales, como el Ciudad – librerías artísticas, imprentas, marquerías, también genera fuentes de trabajo  en  Museos. Centros Culturales, Salas de Exposiciones, y centros de enseñanza artística, en verdad justifica l sueldos y honorarios de funcionarios estatales y privados, educadores e historiadores del arte, críticos, comunicadores, curadores, y gestores.   En contraposición el artista corre con todos los gastos de la producción, montaje, transporte y exhibición de las obras,  sin recibir un peso de las ganancias que produce.

Para finalizar, deseo aclarar que el proyecto de Ley no significa una forma de dádiva, sino el reconocimiento económico  del valor del Arte y de nuestro trabajo creador, y que representa para las nuevas generaciones de artistas, la obligación social de incluir nuestra actividad como productiva económicamente y que las vidas de los artistas deben ser protegidas en un marco jurídico, de previsión y seguridad social.

*Aníbal Cedrón, artista plástico, escritor y periodista.

Aviso: El sábado 27 de septiembre, en el Palais de Glacé –Salas Nacionales- celebramos y respaldamos como Unión Nacional de Artistas Visuales (UNAV) en un acto público  de carácter nacional y federal,  el proyecto ley de reconocimiento (pensión) conjunta para artistas visuales, ilustradores gráficos y escritores, que tiene estado parlamentario en la Cámara  y fue aprobado por la Comisión de Previsión y Seguridad social, cabecera del proyecto.

Deja un comentario